Laparoscopia. ¿Qué es?

La laparoscopia es una técnica quirúrgica que permite explorar el abdomen y parte superior de la pelvis con la finalidad de diagnosticar o tratar diferentes patologías. También es comúnmente utilizada para tomar biopsias de lesiones en órganos abdominales, como el hígado, o pélvicos, como el útero.

¿Cómo se lleva a cabo?

Debe realizarse en un quirófano completamente esterilizado y bajo anestesia general para cirugías abdominales, o raquídea para cirugías pélvicas. Consiste en introducir un instrumento quirúrgico, llamado laparoscopio, a través de 3 o 4 pequeñas incisiones en la pared del abdomen, por lo que se considera una técnica quirúrgica mínimamente invasiva.

A través de dichas incisiones se introduce CO2 (un gas no tóxico) en el abdomen para distender dicha cavidad. De esta forma el cirujano puede ver dentro de ella y manipular los instrumentos quirúrgicos con mayor facilidad.

Dependiendo de la finalidad de la laparoscopia, el procedimiento suele tardar entre una y dos horas. Una vez finalizada la cirugía se suturan las incisiones para cerrar la cavidad abdominal y se colocan pequeños apósitos para mantener las heridas limpias. Tiene la ventaja de ser menos invasiva que una cirugía abierta (laparotomía).

¿Qué es un laparoscopio?

El laparoscopio consta de una fuente de luz, un equipo de video y diversos instrumentos (como pinzas y bisturís) que permiten visualizar y manipular el interior del abdomen y la pelvis sin necesidad de abrir completamente la pared abdominal.

Ventajas y desventajas de la laparoscopia

Ventajas

Tiene la ventaja de ser menos invasiva que una cirugía abierta (laparotomía). El proceso de recuperación es más rápido y menos doloroso. Esto reduce:

  • La estancia hospitalaria.
  • La cantidad de medicinas que los pacientes deben consumir en el postoperatorio.
  • El riesgo de desarrollar infecciones de las heridas.
  • La pérdida de sangre durante la cirugía.

También tiene la ventaja de que las cicatrices son más estéticas y en muchos casos casi invisibles.

Desventajas

Su principal desventaja es que se requiere un cirujano capacitado para manejar el laparoscopio y sus herramientas. Es decir, siempre debe ser realizada por un cirujano altamente familiarizado con la técnica.

¿Cuándo se recomienda la laparoscopia?

Actualmente es recomendada y utilizada en muchos campos de la medicina, incluyendo la cirugía general, la ginecología, la urología, entre otras. Por ejemplo, la extracción de la vesícula biliar (colecistectomía) hoy en día es casi siempre llevada a cabo con esta técnica quirúrgica.

¿Cuándo se desaconseja?

En general es una técnica quirúrgica bastante segura, pero debe valorarse en cada caso si es la técnica más adecuada para el paciente. En algunos casos la laparoscopia no será el procedimiento de elección en personas con sobrepeso, edad avanzada, presencia de problemas de salud relevantes o personas que han sido sometidas a cirugías abdominales previamente.