Fecundación In Vitro (FIV) – Definición, proceso y precio

La fecundación In Vitro es una técnica de reproducción asistida muy utilizada en la actualidad. Su popularidad se debe a la alta tasa de embarazos exitosos que permite alcanzar. Aquí vamos a exponer en qué consiste y cuál es el proceso para llevar a cabo esta técnica.

¿Qué es la Fecundación In Vitro?

Esta técnica consiste en lograr la unión entre un óvulo y un espermatozoide (fecundación) de forma artificial en el laboratorio (de allí el término In Vitro que significa “dentro del vidrio”).  Una vez que se logra la fecundación del óvulo “in vitro”, bien sea con el semen de la pareja o donante, entonces se realiza un seguimiento de los embriones hasta su posterior implantación el útero de la mujer.

¿En qué consiste la técnica de fecundación In Vitro?

Como todo procedimiento de reproducción asistida, las parejas que se someten a un tratamiento de fecundación In Vitro deben tener varias consultas con el especialista en fertilidad para determinar la técnica específica que será utilizada, el momento más oportuno para llevarla a cabo, y explicar el tratamiento y la preparación que debe tener la pareja antes de realizar el procedimiento para garantizar el mayor éxito posible.

Paso 1: Estimulación ovárica

Una vez que se cumplen los pasos anteriores se lleva a cabo el proceso de fecundación In Vitro propiamente dicho, el cual inicia con la estimulación ovárica. Este paso consiste en estimular un único óvulo (como ocurre de forma natural en el ciclo menstrual) o más para producir múltiples ovocitos y poder obtener la mayor cantidad posible de embriones.

Para lograr la estimulación ovárica, la mujer debe someterse a la administración diaria de inyecciones hormonales durante un período de 10 o 20 días (de acuerdo con las características y necesidades de la paciente). De igual forma, se debe determinar de forma periódica el estradiol en sangre y hacer ecografías para verificar que los folículos ováricos estén evolucionando de forma adecuada.

Paso 2: Punción ovárica

Una vez que se comprueba que los folículos han alcanzado el tamaño ideal se procede al segundo paso, el cual consiste en colocar a la paciente una inyección de la hormona Gonadotrofina Coriónica Humana (hCG) y realizar una punción ovárica aproximadamente 36 horas después dela misma, lo que induce la maduración de los ovocitos tal como sucede en el ciclo menstrual natural.

La punción puede resultar muy dolorosa e incómoda, por lo cual se realiza con la paciente sedada y en quirófano para evitar cualquier molestia. Este procedimiento se realiza en aproximadamente 15 minutos y no requiere hospitalización posterior.  Es importante recordar que en el caso de utilizar óvulos de una donante éste paso se le realiza a la donante y no a la mujer en la cual se desea lograr el embarazo.

Paso 3: Fecundación del óvulo in vitro

Luego de obtener los ovocitos a través de la punción ovárica, llega el momento de la fecundación propiamente dicha. En este paso se pueden utilizar dos técnicas FIV o ICSI. La técnica FIV (Fecundación In Vitro convencional) consiste en la colocación de los espermatozoides de la pareja o de un donante en una placa de cultivo con los ovocitos obtenidos, los espermatozoides ingresan de forma similar a la natural en el óvulo, obteniéndose uno o varios embriones que serán posteriormente colocados en el útero.

La técnica de Fecundación In Vitro con microinyección espermática o ICSI (de las siglas en inglés Intra Citoplasmic Sperm Injection) es más compleja que la técnica convencional ya que requiere la introducción artificial del espermatozoide en el óvulo, sin embargo, tiene mayor tasa de éxito ya que los espermatozoides que serán introducidos en cada óvulo son previamente seleccionados, evitando la formación de embriones no viables.

Otra diferencia que incrementa el éxito de la técnica ICSI, es que antes de llevar a cabo la fecundación artificial, la zona pelúcida (capa más externa del óvulo) es eliminada, lo cual facilita la colocación del espermatozoide en el interior del óvulo.

Paso 4: Seguimiento y control de los embriones

Los embriones obtenidos del proceso de fecundación, por cualquiera de las técnicas anteriormente mencionadas, son colocados en un cultivo y observados diariamente para evaluar su evolución y crecimiento. Los embriones que dejan de desarrollarse en este período son considerados no viables, por lo que son descartados de forma inmediata.

De igual forma, a estos embriones se les puede realizar un procedimiento denominado diagnóstico genético preimplantacional, que consiste en realizar el estudio de la carga genética de los embriones que fueron obtenidos en el laboratorio antes de introducirlos en el útero y así descartar alteraciones hereditarias, lo cual disminuye la probabilidad de abortos e incrementa la probabilidad de lograr el embarazo.

Actualmente se está utilizando un sistema de incubación más sofisticado llamado EmbryoScope, el cual consiste en utilizar una incubadora especial para los embriones en desarrollo; esta incubadora registra, a través de cámaras especializadas, el desarrollo del embrión las 24 horas y adapta la incubadora a las necesidades a medida que los embriones van creciendo. Con esta técnica se garantiza el adecuado desarrollo del embrión y se incrementa la taza de éxito de la fecundación In Vitro.

Paso 5: Transferencia de los embriones al útero materno

Finalmente, se produce la transferencia de los embriones que se desarrollaron apropiadamente al útero materno. Para ello se utiliza una cánula especializada y se lleva a cabo en quirófano, sin embargo, por no resultar dolorosa para la paciente, no requiere sedación.

Paso 6: Vitrificado de embriones

Los embriones que se desarrollaron apropiadamente pero no fueron trasladados a la vagina son vitrificados (conservados en un medio específico que los hace parecer vidrio), con el fin de poder utilizarlos en un ciclo posterior (si es necesario) sin necesidad de repetir el paso de estimulación y punción ovárica.

fecundacion in vitro

¿Cómo debe ser el seguimiento de una paciente embarazada por Fecundación In Vitro?

Un embarazo logrado por fecundación In Vitro debe ser controlado como un embarazo logrado de forma natural. Múltiples estudios demuestran que una vez que se ha producido la implantación de forma correcta en el útero materno, los riesgos y complicaciones del embarazo son iguales a las complicaciones que podría presentar un embarazo natural; de hecho, se considera que la edad influye más en el desarrollo de posibles complicaciones durante el embarazo que la forma en la que se produjo.

¿Quién puede beneficiarse de ésta técnica?

La fecundación In Vitro puede ser una excelente alternativa para:

  • Aquellas parejas que han recurrido sin éxito a otras técnicas de reproducción asistida (como la inseminación artificial). Esta versatilidad de la fecundación In Vitro se debe a que al llevar a cabo la fecundación fuera del útero, se pueden utilizar tanto óvulos como espermatozoides de donantes y seleccionar los embriones con más probabilidad de lograr el embarazo antes de colocarlos en el útero.
  • Lograr el embarazo en parejas en las cuales la fecundación puede estar afectada por el movimiento de los espermatozoides o la llegada de los mismos a las trompas de Falopio.
  • Parejas en las cuales el hombre, la mujer, o ambos son estériles.
  • En mujeres cuyos óvulos han disminuido su potencial reproductivo (mayores de 37 años generalmente).
  • Mujeres solteras que desean quedar embarazadas,
  • Mujeres cuya pareja es otra mujer.

¿Cuál es el precio de la Fecundación In Vitro?

Para determinar el precio definitivo de la fecundación In Vitro es necesario considerar muchos aspectos, entre los cuales se incluyen la necesidad de óvulos o espermatozoides de un donante, la técnica que será utilizada (FIV convencional o ICSI), la cantidad de ciclos necesarios para lograr el embarazo, entre otros.

En términos generales, la técnica de fecundación In Vitro suele costar entre 3.000 y 5.000€, pudiendo ascender hasta los 9.000€ si se necesitan donantes.

¿Cómo puedo saber cuál es la mejor técnica de Fecundación In Vitro para mí?

Siempre es recomendable acudir a un especialista en fertilidad para determinar la mejor técnica de reproducción asistida para cada pareja. Sin embargo, hay ciertas características que hacen a la pareja ideal para una u otra técnica de inseminación In Vitro.

  • Una de estas características se refiere a la funcionalidad de los óvulos y espermatozoides de la pareja, cuando el problema se encuentra en la cantidad de espermatozoides o en su capacidad para llegar al óvulo (ya sea por falta de movimiento o por barreras en las trompas de Falopio) se pueden utilizar los óvulos y espermatozoides de la pareja para lograr la fecundación fuera del útero.
  • También se recomienda esta técnica en aquellas parejas que han intentado lograr el embarazo a través de inseminación artificial sin éxito.
  • Por otra parte, si los óvulos no son viables o no se considera que tengan el potencial reproductivo necesario (por ejemplo, en mujeres mayores de 37 años), se debe recurrir a la técnica que incluye óvulos de una donante, ya que incrementa las posibilidades de conseguir un embrión viable. Cuando el problema radica en los espermatozoides, se puede recurrir a un donante también.

Recomendaciones finales

Se deben considerar muchas variables para determinar la mejor técnica de fecundación In Vitro para cada pareja. Lo realmente importante es buscar ayuda de expertos en fertilidad y confiar en su experiencia para lograr el embarazo. En +REPRO tenemos acuerdos de colaboración con las mejores clínicas del país para ofrecerte una primera consulta gratis. Sólo tiene que solicitarla aquí.