Inducción a la ovulación y coito programado paso a paso

En muchas parejas la dificultad para lograr el embarazo radica en la irregularidad con la que se produce la ovulación en la mujer. Por lo tanto, en algunos casos al sincronizar la ovulación de forma artificial con el coito la pareja logra concebir el embarazo de forma exitosa.

De hecho, algunos expertos afirman que entre el 15 y 25% de las parejas que se somete al procedimiento de inducción de la ovulación logra el embarazo en cada ciclo de tratamiento.

Vamos a ver exáctemente en qué consiste esta técnica.

¿Qué es la inducción a la ovulación?

La inducción a la ovulación, también llamada inducción ovulatoria o superovulación, se puede definir como la estimulación farmacológica de los ovarios para liberar más de un óvulo maduro (ovocito) durante cada ciclo menstrual.

¿Por qué la inducción a la ovulación puede aumentar la posibilidad de lograr el embarazo?

Naturalmente, cerca del día 14 de cada ciclo menstrual, los ovarios liberan un ovocito (ovulación) que podrá ser fecundado por un espermatozoide para lograr el embarazo. Por lo tanto, al inducir de forma artificial la liberación de más de un ovocito y conocer el día exacto en el cual se producirá dicha ovulación, la probabilidad de lograr el embarazo de forma exitosa incrementa considerablemente en cada ciclo menstrual.

¿Con qué técnica de reproducción asistida se puede combinar la inducción a la ovulación?

La inducción a la ovulación es una parte fundamental de casi todas las técnicas de reproducción asistida. Permite garantizar la ovulación en el momento adecuado para facilitar la fecundación. Ésta técnica se puede combinar con el coito programado, la fecundación artificial y es considerada un paso necesario para llevar a cabo la fertilización in vitro.

¿Quiénes deben recurrir a la inducción a la ovulación?

La inducción a la ovulación es la primera técnica recomendada en parejas que no han podido concebir el embarazo de forma natural. En la mayoría de los casos la mujer presenta irregularidades en el ciclo menstrual y, en consecuencia, alteraciones en la ovulación.

De igual forma, la inducción a la ovulación es necesaria en mujeres que desean donar sus óvulos voluntariamente. De esta manera se puede programar la punción ovárica respecto al ciclo menstrual y obtener la mayor cantidad posible de ovocitos.

¿En qué consiste la técnica de inducción a la ovulación?

Antes de realizar cualquier técnica de reproducción asistida, la pareja debe acudir a un especialista en fertilidad para descartar diversas patologías y realizar estudios completos, tanto físicos como de laboratorio a la pareja.

Una vez que se ha realizado el estudio ginecológico completo a la mujer y se han descartado patologías secundarias que puedan impedir el desarrollo del embarazo; se procede a inducir la ovulación mediante comprimidos o inyecciones de diversas hormonas que se pueden administrar de forma oral, intramuscular o subcutánea.

¿Cuáles son las fases de la inducción a la ovulación?

Primera fase.

consiste en inducir la maduración del óvulo; para ello se utilizan hormonas y sustancias que producen un incremento de la FSH (hormona folículo estimulante) y de la LH (hormona luteinizante); las cuales son dos de las hormonas esenciales en el ciclo menstrual natural.

El incremento de estas hormonas produce el crecimiento de los folículos ováricos y la maduración de los ovocitos. Los cuales son controlados periódicamente a través de ecografías para determinar el momento ideal para ser fecundados.

Algunos de los fármacos utilizados en esta fase son; el citrato de clomifeno y las gonadotropinas. Respecto al citrato de clomifeno; (comercialmente llamado Clomid® o Serophene®), es administrado en comprimidos y puede inducir tanto el crecimiento folicular como la ovulación.

Por su parte, las gonadotropinas; (comercialmente conocidas como Gonal-F®, Follistim®, Bravelle®, Menopur®) son variedades de la hormona FSH, por lo cual producen su mismo efecto. La mayoría de los autores coincide en que los medicamentos inyectables producen un efecto más potente que los administrados por vía oral. Por lo tanto, inducen la maduración de una mayor cantidad de ovocitos en cada ciclo administrado.

Es importante acotar que las dosis de hormona requeridas para inducir la maduración ovárica no sólo varían de mujer a mujer; sino que además las dosis requeridas pueden variar entre ciclos menstruales diferentes en la misma mujer.

Segunda fase.

Cuando las ecografías comprueban que los folículos han alcanzado el tamaño ideal y los ovocitos son lo suficientemente maduros, se procede a la segunda fase; es decir, la ovulación propiamente dicha. Para ello se administra una nueva cantidad y tipo de hormonas capaces de inducir la ovulación.

En esta fase se utilizan principalmente inyecciones de hCG; (Gonadrotopina Coriónica humana comercialmente llamada Pregnyl® o Novarel®) o su forma sintética (Ovidrel®).

Los dos días siguientes a la administración de esta hormona son considerados los mejores para lograr la fecundación. Por lo cual se puede indicar a la pareja el coito programado (la forma más natural); la inseminación artificial (los espermatozoides son depositados en el útero artificialmente y no a través del coito); o se realiza la punción folicular para obtener los ovocitos necesarios para realizar la fecundación in vitro (donde la fecundación se produce completamente en el laboratorio).

Tercera fase.

Durante los siguientes 5 a 7 días se realiza la tercera y última etapa de la inducción de la ovulación. Ésta se denomina preparación del endometrio. En esta fase se deben realizar mediciones de los niveles hormonales para determinar si se encuentran en las concentraciones adecuadas para que une vez fecundado el óvulo y formado el embrión, se pueda implantar en el útero adecuadamente.

En el caso de que las concentraciones hormonales no sean las adecuadas, se pueden administrar pequeñas cantidades de estrógeno y progesterona para garantizar la preparación del útero;(comercialmente son llamadas Estrace®, FemTrace®, Prometrium®, and Endometrin®). La mayoría se encuentran comercializadas en presentaciones orales (comprimidos).

induccion a la ovulacion y coito programado paso a paso

¿Cuántas veces debe realizarse la inducción a la ovulación?

Aunque existen muchos factores que pueden alterar el éxito de esta técnica; como la edad de la mujer o la existencia de alguna enfermedad que pueda alterar el ciclo menstrual o la fertilidad; se recomienda repetir la técnica acompañada del coito programado (como primera opción en la mayoría de los casos) o de la inseminación artificial entre 3 y 6 veces; antes de recurrir a técnicas de reproducción asistida más especializadas.

¿Cuáles son los posibles riesgos y complicaciones de la inducción a la evolución?

Aunque en términos generales la inducción a la ovulación es un procedimiento bastante seguro y sin consecuencias a largo plazo; las pacientes sometidas a esta técnica de reproducción asistida tienen dos riesgos potenciales a corto plazo.

Uno de ellos es la posibilidad de embarazo múltiple. Al haber más ovocitos disponibles en cada ciclo menstrual; dos o más de ellos pueden ser fecundados a la vez; sin embargo, el riesgo asociado al embarazo múltiple por superovulación es el mismo que presentan las mujeres con embarazos múltiples producidos de forma natural.

Los embarazos múltiples dobles son los más frecuentes. Sin embargo, se ha determinado que el uso de citrato de clomifeno puedo disminuir la probabilidad de embarazos triples o con más embriones.

El otro riesgo asociado a esta técnica es la inducción de un síndrome de hiperestimulación ovárica. Éste consiste en la estimulación y crecimiento excesivo y continuo de los folículos ováricos como consecuencia de la administración de hormonas. En este síndrome además se produce una acumulación excesiva de líquido tanto en los ovarios como en el abdomen, por lo cual debe ser tratado con reposo para evitar complicaciones.

¿Qué es el coito programado?

Se denomina coito programado a la técnica de reproducción asistida que se basa en programar o sincronizar las relaciones sexuales de la pareja con el momento en el cual ocurre la ovulación para facilitar la fecundación. Ver: Cómo clacular tus días fértiles.

Los expertos en problemas de fertilidad aseguran que cuando el coito programado se combina con la inducción a la ovulación los resultados son bastantes favorables para parejas jóvenes; sin problema aparente para concebir el embarazo de forma natural.

Sin embargo, es importante resaltar que para obtener mejores resultados el hombre debe tener espermatozoides en cantidad y calidad adecuadas; y al menos una de las trompas de Falopio de la mujer debe funcionar apropiadamente.

¿Cómo se lleva a cabo el coito programado?

La técnica del coito programado puede realizarse sola o combinada con otras técnicas de reproducción asistida. Por ejemplo, en parejas donde el ciclo menstrual es regular y la calidad espermática adecuada; se puede utilizar el coito programado natural; el cual consiste en que la pareja tendrá relaciones sexuales cuando se determine que ha ocurrido la ovulación; (a través del aumento brusco de la hormona luteinizante sangre u orina).

Sin embargo, en parejas donde la mujer presenta ciclos menstruales irregulares; los expertos recomiendan combinar el coito programado con inducción de la ovulación; ya que facilita la detección de los días exactos en los cuales ocurrirá la misma.

Conclusiones

Tanto el coito programado como la inducción a la ovulación; son técnicas de reproducción asistida que facilitan la fecundación de la forma más natural posible.

No obstante, se recomienda visitar un especialista en fecundación asistida siempre que la pareja no haya podido lograr el embarazo de forma natural.  Éste analizará tu caso y te asesorará sobre la técnica que mejor se adapte a tí. Hará este proceso mucho más efectivo.

Recuerda que si quieres recibir asesoramiento de profesiones sanitarios puedes acceder a esta página y solicitarlo.

Otras técnicas de reproducción asistida