Infertilidad – Mega guía con todo lo que necesitas saber

Según el V Congreso Internacional sobre medicina reproductiva del grupo IVI, entre el 15 y el 17% de la población tiene problemas de infertilidad. Este dato es bastante alarmante, y además es un problema que aumenta cada año.

En este mega guía, vamos a desarrollar y estructurar todo lo que necesitas saber sobre infertilidad. Empezamos.

¿Qué puedes encontrar en esta página?

¿Que es la infertilidad?

La Organización Mundial de la Salud define la infertilidad como una enfermedad del sistema reproductivo que provoca la incapacidad de lograr un embarazo después de 12 meses de relaciones sexuales de forma constante sin utilizar ningún tipo de método anticonceptivo (natural o artificial).

Y, ¿porque la infertilidad es considerada una enfermedad y no solo una condición? Porque dicha situación lleva consigo efectos negativos a nivel emocional, psicológico, social y hasta religioso en la pareja; que a la larga pueden generar otros problemas de salud asociados a la ansiedad, estrés o tristeza asociados al no poder lograr fecundar.

No obstante, aunque una pareja tenga problemas para lograr el embarazo, esto no significa que alguno de ellos (o ambos) sea infértil.

Para hablar de infertilidad se debe demostrar la incapacidad de concebir (esterilidad) o lograr un embarazo a término (infertilidad propiamente dicha) después de al menos un año de relaciones sexuales de forma constante sin utilizar ningún tipo de método anticonceptivo (natural o artificial).

Por tanto, es importante destacar que, hasta no cumplir este plazo, el uso del término infertilidad es incorrecto.

Si pasado este tiempo, la incapacidad de concebir persiste, la persona o pareja debe acudir a su médico para determinar el problema y así poder solucionarlo de la mejor forma posible.

Este problema de infertilidad lo podrá tener tanto el hombre como la mujer. Pero es importante saber que en algunas parejas, incluso después de haber realizado numerosos exámenes de laboratorio, no se encuentra ninguna causa conocida de infertilidad. Sin embargo, en la mayoría de estas parejas se logra el embarazo en los primeros 5 años, ya que se ha demostrado que la mayoría de las veces la infertilidad se debe a causas emocionales (como estrés, ansiedad, o miedo), que pueden interferir en la concepción tanto como una alteración orgánica.

principales causas de infertilidad
Tabla con las principales causas de infertilidad. Se explica a continuación el detalle.

Infertilidad femenina

Se habla de infertilidad femenina cuando la causa de la incapacidad para conseguir el embarazo reside en la mujer.

Causas de infertilidad en la mujer

En la mujer, la gama de posibilidades es más amplia que en el hombre. Entre las principales se encuentran:

Alteraciones del aparato genital

Las alteraciones estructurales del aparato genital femenino (tanto interno como externo) pueden provocar infertilidad. Cualquier malformación en la vagina, útero, trompas de Falopio, u ovarios puede dificultar tanto la entrada de los espermatozoides como la fecundación y correcta implantación del embrión en el útero.

Por ejemplo, la presencia de miomas en el cuerpo del útero, puede dificultar la correcta implantación o el desarrollo del embrión hasta alcanzar un embarazo a término.

En algunos casos, ciertas infecciones pueden causar el taponamiento de la vagina, lo cual impide el ingreso de los espermatozoides de forma adecuada.

Enfermedad inflamatoria pélvica

De igual forma, si una infección del aparato genital no es controlada a tiempo, puede extenderse al resto del útero o incluso la pelvis, causando lo que se denomina enfermedad inflamatoria pélvica. Las bacterias responsables de la infección desencadenan un proceso inflamatorio que genera cicatrices en el tejido uterino y en las trompas de Falopio, lo cual puede impedir la fecundación o implantación del embrión. Ver toda la información sobre la enfermedad inflamatoria pélvica.

La edad de la mujer

La edad también es un factor importante tanto en el hombre como en la mujer; sin embargo, en la mujer se considera que a partir de los 35 años el potencial reproductivo disminuye progresivamente, mientras que en el hombre se considera que el potencial reproductivo disminuye a partir de los 50 años. Algunos autores consideran que, en la mujer, la posibilidad de un embarazo espontáneo después de los 40 años es del 10%.

Ver toda la información sobre la fertilidad de la mujer a partir de los 35 años.

La endometriosis

La endometriosis es considerada una causa frecuente de infertilidad. Esta enfermedad consiste en la presencia del tejido endometrial fuera de la cavidad del útero (ovarios, abdomen, pulmones, intestino, vejiga, entre otros) lo que produce menstruaciones bastante dolorosas e irregulares. Esta condición se relaciona con la infertilidad ya que el tejido endometrial puede obstruir las trompas de Falopio a la vez que produce una disminución de la reserva ovárica. Ver toda la información sobre la endometriosis en la mujer.

Enfermedades hormonales

Cualquier enfermedad hormonal que altere el ciclo menstrual o la maduración del óvulo puede causar problemas de fertilidad; por ejemplo, hipo o hipertiroidismo, insuficiencia luteínica, hiperprolactinemia, entre otras.

Síndrome de ovario poliquístico

El síndrome de ovario poliquístico también se ha relacionado con la infertilidad en la mujer. Cuando se forman quistes de forma repetida en los ovarios, se producen cicatrices en el tejido ovárico que van alterando su funcionamiento y disminuyendo progresivamente el potencial reproductivo. De igual forma, los ciclos menstruales de mujeres con ovario poliquístico tienden a ser muy irregulares, lo que dificulta determinar el momento en el cual ocurre la ovulación de forma exacta. Ver toda la información sobre el síndrome de ovarios poliquísticos.

Alta exposición a la radiación

La radiación puede causar problemas de fertilidad tanto en hombres como en mujeres, por lo tanto, pacientes con antecedente personal de cáncer pueden tener dificultades para lograr posteriormente un embarazo de forma espontánea.

Dietas o actividad extrema

Finalmente, es importante saber que pacientes que se someten a dietas estrictas, la anorexia, desnutrición, exceso de actividad física, el tabaquismo y abuso de otras sustancias como alcohol y drogas, pueden impedir una concepción espontánea o un embarazo que se desarrolle sin problemas hasta que el feto se encuentre a término.

Infertilidad masculina

Cuando la causa de la incapacidad de concebir en una pareja se encuentra en el hombre, se habla de infertilidad masculina. Como dato curioso, saber que la infertilidad masculina es la responsable de entre el 30 y el 40% de los casos de infertilidad en las parejas.

Causas de infertilidad en el hombre

En el hombre, los problemas de infertilidad se asocian con mayor frecuencia a problemas estructurales que provocan alteraciones en el tracto genitourinario. Aunque hay más causas.

Alteraciones estructurales

Entre estas alteraciones, las más frecuentes son en el meato urinario y el pene, lo cual imposibilita el depósito del semen en la vagina de forma adecuada durante el coito. Traumatismos o accidentes previos pueden haber causado alteraciones estructurales que no se detectaron en su momento, por lo que es importante descartar lesiones en el aparato reproductor a consecuencia de traumatismos durante la infancia y adolescencia.

Infecciones

Así mismo, algunas infecciones (como la Chlamydia) pueden producir el cierre de los conductos espermáticos o afectación testicular (parotiditis). Otras causas frecuentes de infertilidad en el hombre se relacionan con alteraciones en la cantidad y calidad del semen. Si los espermatozoides no se encuentran en la cantidad adecuada o su motilidad está alterada es muy difícil lograr el embarazo de forma espontánea. Ver movilidad espermática.

Disfunción erectil

De igual forma, si un hombre tiene dificultades para mantener la erección hasta la eyaculación se dificulta la llegada de los espermatozoides a la vagina y, en consecuencia, a la trompa de Falopio, lugar donde se produce la fecundación. Es por ello que, cualquier enfermedad que cause impotencia (obesidad extrema, diabetes, hipertensión, entre otras), puede causar problemas de fertilidad.

Valores anormales de los agentes clave en la fertilidad masculina

Espermatozoides

Células que contienen la información genética y que al unirse con el óvulo formarán una nueva vida. Hay 2 tipos de espermatozoides: los X y los Y, por eso es el hombre el que define el sexo del futuro bebé.

Testosterona

Es la hormona que comanda todos los procesos relacionados con el desarrollo de los órganos reproductivos en el hombre y las respuestas sexuales.

Esperma

Es el fluido donde se encuentran y se movilizan los espermatozoides, y que debe tener ciertas características especiales para permitir su viabilidad y movilidad.

¿Qué puede alterar estos componentes para producir infertilidad?

Falta total de esperma:

esto ocurre cuando no hay formación del mismo por alguna alteración hormonal o por obstrucción de del movimiento del mismo, a esto causa corresponde del 10 al 15% de los casos.

Varicocele:

En ocasiones sí hay producción de esperma, pero no en la cantidad adecuada, lo que ocurre con frecuencia en hombres con varicocele (dilatación de venas en el testículo)

Diabetes:

Los valores elevados de glucosa (azúcar) en sangre altera la composición del esperma.

Radiación:

Puede producir mutaciones o cambios en la estructura de los espermatozoides.

Quimioterapia:

Tiene la capacidad de afectar la capacidad del testículo de producir espermatozoides. Recordemos que los tratamientos de quimioterapia no solo ataca las células cancerígenas sino una gran cantidad de tejido y órganos sanos.

Uso prolongado de viagra u otros medicamentos.

Esto debido a la aceleración de procesos metabólicos del espermatozoide, por tanto al llegar al óvulo muchos estarán inhabilitados para fecundar.

Uso a largo plazo o dosis muy altas de antibióticos como:

Antibióticos como las tetraciclinas, gentamicina o eritromicina pueden alterar la movilidad del espermatozoide

Exposición al calor:

No por casualidad los testículos están fuera del cuerpo de los caballeros, y la razón es la de mantenerlos más frescos que le resto del cuerpo (<37°C). Por tanto, la exposición al calor ejemplo: hombres horneros, fundidores… pueden sufrir de una disminución en la producción de espermatozoides.

Estrés:

es una causa temporal pero si podría alterar la función testicular, ya que la producción exagerada de hormona del estrés (cortisol) disminuye la producción de testosterona, la cual comanda la producción de espermatozoides.

¿Qué pasos dar en una situación de infertilidad de la pareja?

Antes de acudir a los especialistas, y si los problemas para concebir todavía no han persistido más de 12 meses, normalmente se recomienda una serie de prácticas:

Una vez, descartadas todas estas situaciones, en ocasiones el ginecólogo y urólogo pueden tratar a cada uno de los miembros de la pareja para estudiar un poco más en detalle la anatomía y posibles patologías de los órganos sexuales, así como los niveles hormonales.

Sin embargo, lo aconsejable es acudir a expertos en fertilidad para que realicen un estudio de fertilidad completo. Este estudio se hará de forma conjunta en la pareja y los profesionales guiarán que soluciones llevar a cabo y como ponerlas en práctica.

Estudio de fertilidad – ¿Qué es y cómo se realiza?

Para determinar la causas de infertilidad en la persona o pareja hay que acudir a un especialista para que realice un estudio de fertilidad.Es muy importante la selección de un centro especializado en fertilidad con los profesionales medicos adecaudos, no sólo por su experiencia sino también por la confianza y la relación que se debe establecer entre la pareja y el personal médico. Hay que tener en cuenta que desde la primera consulta es importante indagar múltiples aspectos de la vida de la pareja, desde sus actividades cotidianas y la regularidad de sus relaciones sexuales, hasta los posibles traumatismos, cirugías o enfermedades, tanto pasadas como actuales, para determinar la posible causa de infertilidad.

Una vez completada la historia médica de la pareja, el médico procederá a solicitar algunas pruebas de laboratorio para confirmar o descartar posibles causas orgánicas. Hay cuatro puntos esenciales que se deben estudiar en un paciente con problemas de fertilidad: la ovulación, forma y función del útero y de las trompas de Falopio, correcta producción y función espermática, y la adecuada interacción entre los espermatozoides y el aparato genital femenino.

Estos puntos los veremos en detalle a continuación, pero antes es importante destacar que el estudio de la fertilidad es un proceso complejo ya que aunque el sistema más implicado es el genitourinario, en la fertilidad también influyen otros órganos y sistemas del cuerpo humano. Por ejemplo, en las hormonas que participan en el ciclo menstrual femenino, y por lo tanto en la fertilidad, influyen de forma importante el hipotálamo y la hipófisis, los cuales pertenecen al sistema nervioso central y sistema endocrino respectivamente.

De igual forma, algunas infecciones o enfermedades genéticas pueden afectar el correcto funcionamiento de las gónadas (ovarios o testículos) y, en consecuencia, afectar la fertilidad.

Por lo tanto, esta complejidad hace que el estudio de la fertilidad deba ser completo e individualizado según los antecedentes tanto personales como familiares de cada persona. Con diferentes pruebas a realizar tanto al hombre como a la mujer.

¿Cuáles son las Pruebas Generales que se llevan a cabo en el estudio de la fertilidad?

Historia clínica

Para iniciar un adecuado estudio de fertilidad tanto en hombres como en mujeres la primera medida a llevar a cabo por el especialista es la anamnesis o historia clínica. Es común que el experto en reproducción asistida pregunte detalles sobre la vida sexual del paciente, incluyendo número de parejas que ha tenido, frecuencia de las relaciones sexuales, si ha tenido enfermedades de transmisión sexual (ETS), entre otras.

El especialista también indagará sobre enfermedades o cirugías previas que pudieran haber afectado los órganos reproductores o que pueden impedir la fecundación o el adecuado desarrollo del embarazo.

Una vez completada la historia clínica, el especialista solicitará algunas pruebas de laboratorio entre las cuales se incluirán:

Pruebas de laboratorío

Hematología completa o examen de sangre

La hematología completa se refiere al estudio de la cantidad y forma de las células sanguíneas, el valor de la hemoglobina y otros valores como la glicemia, colesterol y triglicéridos. Este estudio permite valorar el estado de salud general del paciente.

Tipo de sangre o factor Rh.

Uroanálisis o examen de orina:

Este estudio se indica principalmente para descartar infecciones en el tracto urinario, ya que pudieran diseminarse al sistema reproductor y afectar la salud general. Este estudio también permite analizar la cantidad de proteínas y azúcar en la orina para valorar la función de los riñones y descartar otras enfermedades.

Serología de diversos virus:

En el estudio de la fertilidad se incluyen las serologías del VIH, todos los tipos de hepatitis, sífilis, rubeola, toxoplasmosis, entre otras. Al descartar estas enfermedades el especialista puede pensar en otras causas de esterilidad y si comprueba alguna de ellas puede indicar un tratamiento adecuado y, en algunos casos, tratar la causa de la esterilidad.

Citología vaginal:

En el contexto del estudio de fertilidad la citología vaginal se utiliza para descartar infecciones vaginales; sin embargo, es importante acotar que este es un examen que se realiza de forma rutinaria en las consultas ginecológicas con el fin de descartar infección por el VPH (Virus del Papiloma Humano) y cáncer de útero y no como estudio de la fertilidad.

Ecografía:

 Las ecografías son pruebas de imagen fáciles de realizar, que no representan un peligro para el paciente y que aportan información importante y confiable sobre el estado de los órganos reproductivos y otras estructuras de la pelvis que puedan estar afectando la fertilidad. En el caso del hombre generalmente se realiza el eco pélvico y testicular y en la mujer pélvico y/o transvaginal.

Cariotipo:

El cariotipo se define como la representación en imágenes de los cromosomas que componen una célula, en este se organizan por pares y tamaño y le permiten al experto determinar anomalías en dichos cromosomas. Es importante acotar que aunque el cariotipo no está indicado en todos los pacientes en el estudio inicial de la fertilidad, lo incluimos en esta categoría porque puede realizarse tanto en hombres como mujeres cuando se sospecha de alguna causa genética.

  ¿Cuáles son las pruebas de fertilidad más específicas en la mujer?

Una vez que se han llevado a cabo todas las pruebas mencionadas anteriormente y se ha evaluado la salud general de la mujer, el especialista puede recomendar pruebas más específicas para evaluar la fertilidad propiamente dicha, entre las cuales se pueden incluir:

Niveles hormonales en sangre:

La determinación de los niveles de diversos tipos de hormonas ayuda a ver si los niveles de estas hormonas son los adecuados para lograr el embarazo. Es importante acotar que los niveles normales de cada hormona varían en cada fase del ciclo menstrual, por lo que sólo un especialista puede analizarlas adecuadamente.

Entre las hormonas más importantes en el estudio de la fertilidad se incluyen la FSH (hormona folículoestimulante), LH (hormona luteinizante), progesterona, estradiol, prolactina y las hormonas tiroideas (T3, T4 y TSH). Estas hormonas están explicadas en detalle en otro de nuestros artículos.

Test Post-Coital:

Este test aporta bastante información al especialista ya que le permite estudiar el comportamiento del moco cervical entre 3 y 8 horas post-coito. Para ello la mujer debe acudir en este periodo de tiempo al médico luego de haber tenido relaciones sexuales cuando se considera que está ovulando.

Con este test el especialista en fertilidad podrá determinar el espesor del moco cervical durante la ovulación y la facilidad de los espermatozoides para transportarse a través de él hasta llegar al útero.

Histerosalpingografía:

Este estudio se refiere a una técnica de imagen que permite visualizar la permeabilidad del útero y las trompas de Falopio a través de radiografías y el uso de contraste (líquido que se ve de un color diferente en la radiografía). Durante el examen el especialista inserta el líquido a través del cuello del útero y puede detectar cualquier obstrucción en el cuerpo del mismo o en las trompas de Falopio que impida el encuentro entre los espermatozoides y los óvulos, y por lo tanto, la fecundación.

Histeroscopia

Este estudio también consiste en visualizar el interior del útero, las trompas (y evaluar su permeabilidad) y los ovarios pero de forma directa. Es decir, el especialista introduce un endoscopio (tubo con cámara especializada) a través del cuello uterino y así puede determinar si hay alguna alteración que pueda impedir o dificultar la correcta implantación del embrión en el endometrio (capa más interna del útero) y causar abortos a repetición.

Biopsia endometrial:

Esta técnica consiste en tomar una muestra de la capa más interna del útero a través del cuello del mismo, para luego analizarla en el laboratorio con microscopios y determinar si existen cambios en las células de dicha capa, alteraciones en su estructura o infecciones en el útero no detectadas previamente.

Pruebas Inmunológicas:

En algunas mujeres está indicado realizar las pruebas inmunológicas para descartar estas causas de infertilidad. Estas pruebas consisten en detectar anticuerpos que produce anormalmente el organismo contra los tejidos propios, los espermatozoides de la pareja o incluso contra el embrión, causando abortos o dificultando la fecundación.

Entre las pruebas inmunológicas más comunes  se incluyen los anticuerpos antifosfolípidos, anticuerpos antinucleares, células NK o incluso anticuerpos antiesperma, sin embargo sólo un especialista puede determinar cuáles son los anticuerpos ideales para cada caso.

Hormona Antimülleriana:

Este estudio está especialmente recomendado en mujeres mayores de 35 años en las cuales se desea conocer la reserva ovárica, aunque en algunos casos se puede indicar en mujeres menores de esta edad. El estudio de la reserva ovárica está explicado en detalle en otro de nuestros artículos, por lo que si quieres conocer más del tema te invitamos a leerlo.

¿Cuáles son las pruebas de fertilidad más específicas en el hombre?

De igual forma, una vez que se han llevado a cabo todas las pruebas generales y se ha evaluado la salud general del hombre, el especialista puede recomendar pruebas más específicas para evaluar la fertilidad propiamente dicha, entre las cuales se pueden incluir:

Seminograma o esperminograma:

Esta prueba puede ser definida como el análisis o estudio del semen. Se realiza en primer lugar ya que sólo se requiere una muestra de semen (por lo que no es incómoda para el paciente) y permite al experto determinar las características del mismo y el comportamiento de los espermatozoides en el laboratorio.

A través del seminograma, el experto en reproducción asistida es capaz de determinar tanto los aspectos macroscópicos como microscópicos de la muestra, incluyendo el volumen, aspecto, viscosidad y pH del semen, concentración de espermatozoides y forma y movilidad de los mismos.  Concretamente los siguientes aspectos:

  •  Motilidad (la habilidad del espermatozoide de movilizarse)
  •  Morfología (el tamaño y la forma del espermatozoide)
  •  Volumen total de la muestra tomada
  •  Conteo espermático
  •  Licuefacción de su esperma (es la capacidad de tornarse en un líquido más espeso)

Una vez obtenidos estos datos, el experto los compara con los valores de referencia establecidos por la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el 2010.

¿Cuántas veces se debe repetir el espermiograma?

Según la OMS cuando el resultado es normal con una sola prueba basta, sin embargo si la primera prueba resulta alterada debe repetirse al menos una vez más.

En caso de resultar un recuento bajo de espermatozoides en las 2 pruebas se llevará a cabo un estudio hormonal para evaluar los niveles de testosterona a través de una muestra de sangre.

Capacitación espermática:

Muchos autores consideran esta prueba como parte del  seminograma. Consiste en procesar la muestra para determinar cuáles son los espermatozoides con mejor movilidad y emplearlos en las técnicas de reproducción  asistida que se llevarán a cabo.

Cultivo de semen o espermocultivo:

Este estudio ayuda a determinar algunas infecciones de transmisión sexual que pueden pasar desapercibidas en las serologías, especialmente las causadas por hongos y algunas bacterias. Este estudio se realiza generalmente con un cultivo de orina para descartar cualquier afección del sistema genitourinario que pueda estar causando esterilidad.

Ecografía abdominal y testicular:

Tanto la ecografía abdominal como la testicular son pruebas también sencillas de realizar que pueden aportar información bastante útil sobre la fertilidad masculina; por ejemplo, pueden ayudar a diagnosticar alguna obstrucción o malformación de la uretra (conducto a través del cual sale el semen), testículos o vesículas seminales (encargadas en la producción de los espermatozoides y el semen).

Por lo tanto,ambas técnicas son utilizadas con frecuencia en el estudio de la fertilidad masculina.

Niveles hormonales en sangre:

Aunque esto no es necesario en la mayoría de los hombres, el médico podría solicitar los niveles de FSH (Hormona Folículoestimulante) y testosterona al hombre para descartar causas hormonales de infertilidad, ya que alteraciones en estas hormonas pueden alterar la calidad del semen y son la causa de infertilidad en el 3% de los casos.

La LH (hormona folículo estimulante) también puede ser medida en el hombre ya que estimula la secreción de  testosterona por los testículos. De igual forma, la DHT (Dihidrotestosterona) interviene en el metabolismo de la testosterona, por lo que una variación en sus niveles puede afectar el adecuado funcionamiento del aparato reproductor masculino.

Finalmente, el médico puede solicitar los niveles en sangre de prolactina, ya que en el hombre esta hormona regula algunas funciones de la próstata, vesículas seminales y testículos. De igual forma, puede ser utilizada en el seguimiento de los niveles de testosterona.

Estudio de fragmentación del ADN:

También conocido como estudio de fragmentación del ADN espermático, es un estudio que, como su nombre lo indica, permite determinar la presencia de cualquier fragmentación o rotura de la cadena de ADN en los espermatozoides. Algunos expertos dicen que es un complemento del seminograma, ya que ayuda a completar el estudio de todas las características de los espermatoziodes de la muestra de semen.

Este estudio es importante ya que se estima que entre 10 y 15% de los hombres tiene este tipo de condición, pero cualquier alteración en el material genético de los espermatozoides puede causar alteraciones en el embrión, y por lo tanto, ser causa de abortos tempranos o recién nacidos con enfermedades o malformaciones graves.

En términos generales, estas son las pruebas más comunes para el estudio de la fertilidad en hombres y mujeres pero recuerda que cada paciente es único y las pruebas a utilizar pueden variar de acuerdo con las características de cada persona y sus antecedentes tanto personales como familiares. Por lo tanto, sólo el médico puede determinar cuáles son las mejores pruebas para cada pareja y si debe agregar alguna otra a los estudios solicitados.

¿Cómo tratar la infertilidad?

¿Cómo es posible combatir la infertilidad? Actualmente, la medicina brinda un amplio abanico de posibilidades para tratar esta enfermedad. Con un estudio adecuado y siempre poniéndose en manos de los mejores especialistas, la infertilidad puede ser tratada y combatida desde distintas formas como son:

  • Tratar la causa de base si es posible: ejemplo corrección quirúrgica de malformaciones estructurales como el varicocele en el hombre.
  • Ingerir medicamentos o suplementos siempre con indicación de un médico especialista.
  • Corregir el desequilibrio hormonal con los medicamentos indicados también por un médico.
  • Recurrir a las diversas técnicas de reproducción asistida como puede ser la Inseminación artificial en caso de conteo bajo de espermatozoides o a la fecundación in vitro en casos de infertilidad maculina más severos. Otras técnicas serían la inseminación artificial, la ovodonación o la vitrificación las técnicas de preservación de la fertilidad.

Consejos y otras lecturas interesantes sobre infertilidad