Preservación de la fertilidad. ¿Qué opciones hay? ¿Cuándo es aconsejable?

En la sociedad actual es cada vez más frecuente ver como algunas parejas o mujeres solteras deciden retrasar la maternidad por diferentes motivos (culturales, laborales, económicos, enfermedad, etc). Sin embargo, está demostrado a través de muchos estudios que a partir de los 35 años de edad el potencial reproductivo de la mujer disminuye, ya que sus óvulos se deterioran tanto en calidad como en cantidad, es por ello que muchas mujeres tienen dificultad para lograr el embarazo una vez superada dicha edad.

Por la frecuencia de esta situación en la sociedad moderna, los investigadores han buscado diferentes alternativas para facilitar que mujeres mayores de 35 años puedan concebir un embarazo de forma exitosa y con la menor cantidad posible de riesgos para su salud y la del bebé, como por ejemplo la preservación de la fertilidad.

 ¿Qué es la preservación de la fertilidad?

La vitrificación o criopreservación de gametos (óvulos u ovocitos en la mujer y espermatozoides en el hombre), comúnmente llamada preservación de la fertilidad, es una técnica de reproducción asistida que consiste en la utilización de procedimientos médicos y de laboratorio que permiten extraer de la mujer o el hombre los gametos (ya sea por métodos naturales o quirúrgicos) y conservarlos artificialmente para que conserven su potencial reproductivo hasta que la pareja desee el embarazo, sin verse afectados por el deterioro que causa la edad en la función reproductiva.

¿Quién puede beneficiarse de esta técnica?

La preservación de la fertilidad puede ser una opción excelente en:

  • Aquellas mujeres que tienen riesgo de perder la función ovárica de forma prematura o que serán sometidas a procesos que pueden acelerar esta degeneración, por ejemplo, pacientes diagnosticadas de cáncer o enfermedades autoinmunes que recibirán tratamiento con quimio-radioterapia.
  • Mujeres que necesitan trasplantes de médula ósea, o incluso mujeres que deben someterse de forma repetida a cirugías ginecológicas, especialmente  ováricas (como las mujeres que sufren de endometriosis o síndrome de ovario poliquístico).
  • Mujeres sanas pero que por diversas razones desean postergar el embarazo pueden recurrir a este método.
  • Aunque la disminución del potencial reproductivo en los hombres es mucho más tardía (a partir de los 60 años), la preservación de la fertilidad puede resultar muy útil en aquellos hombres que serán sometidos a tratamientos que alteran la fertilidad, ya mencionados anteriormente, o que serán sometidos a cirugías del tracto genitourinario.

 ¿A qué edad se debe realizar la técnica de preservación de la fertilidad?

Se considera que la edad ideal para que la mujer se someta a la técnica de preservación de la fertilidad es antes de los 35 años, cuando la función ovárica todavía es óptima. Sin embargo, las mujeres que se someterán a este procedimiento deben realizarse diversos estudios previos para verificar la función de su sistema reproductor, por lo que en algunos casos mujeres entre 35 y 38 años pueden recurrir a este método sin problema.

¿En qué consiste la técnica de Preservación de la Fertilidad?

Una vez que por indicación médica o por decisión del paciente se decide realizar una técnica de preservación de la fertilidad, el paciente debe someterse a diversos exámenes que corroboren una adecuada función del sistema reproductor y los gametos. Para ello, en el hombre se debe obtener una muestra de semen (y en algunos casos exámenes de laboratorio para evaluar la concentración hormonal) y en la mujer se realizan ecografías abdominales o intravaginales y exámenes de sangre para determinar la función hormonal (muy relacionada con la función ovárica).

Cuando la función reproductiva es adecuada y se puede recurrir a la preservación de la fertilidad, se le comentan al paciente las diversas opciones que existen para determinar cuál es la mejor en cada caso, ya que cada una de ellas presenta diferentes ventajas, limitaciones y efectos secundarios.

En el caso de los hombres, se obtienen muestras de semen, que después de ser procesadas en el laboratorio (para determinar cuáles son los espermatozoides viables) son congeladas y preservadas por varios años, este proceso se denomina criopreservación de semen. En el caso de las mujeres el proceso es un poco más complicado, ya que la obtención de los gametos es más invasiva que en el hombre. Entre las diversas técnicas disponibles para la preservación de la fertilidad femenina se encuentran:

Vitrificación de los óvulos

Esta técnica permite que los óvulos conseguidos por estimulación y punción ovárica sean criopreservados aproximadamente a -196°C (muy similar a la criopreservación del semen). Esta técnica permite conservar los ovocitos por varios años con el mismo potencial reproductivo que presentaban al momento de ser obtenidos.

Para llevar a cabo esta técnica es necesario realizar previamente la estimulación de los ovarios mediante fármacos y provocar así el crecimiento folicular necesario para obtener los ovocitos. Una vez que se induce la ovulación de forma artificial, se realiza la punción ovárica, técnica en la cual se seda a la paciente y se introduce una aguja especializada en los ovarios (por control ecográfico) para obtener los ovocitos que serán congelados.

Congelación de la corteza ovárica

Esta es una técnica novedosa que permite restablecer la función ovárica, es decir, permite conseguir gestaciones espontáneas y mantener las hormonas reproductoras en niveles normales, lo cual evita la aparición de enfermedades cardiovasculares, menopausia precoz, osteoporosis, entre otras. De igual forma, esta técnica no requiere estimulación ovárica, por lo que es de gran utilidad en pacientes que deben iniciar ciclos de quimio o radioterapia de forma inmediata o cuando la estimulación y punción ováricas están contraindicadas.

De igual forma, esta técnica es la indicada en la actualidad para niñas que poseen alguna enfermedad autoinmune o cáncer y aún no han legado a la pubertad, ya que le permitirá conservar la función ovárica por mayor tiempo al recuperarse de su enfermedad actual.

Transposición de ovarios (Ooforopexia)

Esta técnica consiste en realizar una intervención quirúrgica que permite alejar los ovarios de la parte del cuerpo que será irradiada para protegerlos frente a los efectos adversos de la radioterapia (usualmente se fijan detrás del útero). Ésta técnica ha demostrado preservar la función ovárica en aproximadamente 88% de los casos, sin embargo, la cifra de protección de las gónadas ante la radiación es de 60%.

Es importante acotar que ésta técnica puede tener complicaciones importantes como daño vascular local y posteriormente infartos (especialmente de las Trompas de Falopio) o formación de quistes ováricos que pueden alterar la capacidad de lograr el embarazo de forma natural posteriormente. De igual forma, es una técnica más invasiva y requiere la realización de cirugía laparoscópica o una laparotomía (cirugía abdominal abierta) para llevarla a cabo.

Protección médica de las gónadas

Esta técnica es experimental hasta el momento; sin embargo, en animales ha ofrecido excelentes resultados ya que permite utilizar medicamentos que suprimen las células ováricas (especialmente las de la granulosa) lo cual prolonga la reserva ovárica. Esta técnica probablemente no será adecuada en pacientes que deban recibir ciclos largos de quimio o radioterapia.

Maduración In Vitro de ovocitos

Consiste en obtener los ovocitos inmaduros o no estimulados de los folículos ováricos y cultivarlos en el laboratorio para inducir su maduración, por lo cual también podría ser útil en pacientes que deben evitar someterse a la estimulación y punción ováricas.

Esta técnica además puede ser una alternativa para aquellas mujeres que aun sometiéndose a estimulación ovárica no tienen un desarrollo adecuado de los ovocitos In Vivo (en el cuerpo).

preservacion de la fertilidad

¿Cuál es el precio de las técnicas de preservación de la fertilidad?

Aunque de acuerdo con la técnica utilizada y las características de cada paciente el precio puede variar ampliamente, se considera que las técnicas de preservación de la fertilidad pueden costar entre 2500 y 5000 €.

¿Cuál es el porcentaje de éxito de la preservación de la fertilidad?

Aunque el porcentaje de éxito también puede variar respecto a las características individuales de cada paciente, los expertos consideran que en el 85% de los ciclos de estimulación ovárica iniciados se logra una respuesta adecuada.

De igual forma, en el 98% de las punciones foliculares se obtienen uno o más ovocitos (generalmente entre 12 y 14 ovocitos) y su tasa de supervivencia con las técnicas de preservación es mayor al 90%. Finalmente, entre el 30 y 40% de los embriones obtenidos por fecundación in vitro logran implantarse correctamente y resultar en un embarazo exitoso. Sin embargo, algunos expertos dicen que la cifra puede ascender al 70% en pacientes menores de 35 años al momento de la obtención de los ovocitos y pacientes sanas y menores de 40 años al momento de la implantación del embrión.

También hay que tener en cuenta que, aunque la criopreservación de ovocitos puede mantenerse de forma indefinida, es recomendable realizar la fecundación In Vitro y posterior traslado de los embriones cuando la mujer aún tiene fisiológicamente capacidad de desarrollar el embarazo de forma adecuada (aproximadamente a los 40 años). Sin embargo, cada centro especializado en fertilidad establece un límite de edad de acuerdo a sus propias experiencias y resultados.

Recomendaciones finales

Recuerda que la mejor opción siempre será acudir a profesionales expertos en fertilidad para que te asesoren. Ellos estudiarán tu caso y te harán la mejor propuesta. Si quieres sacar partido de nuestros acuerdos de colaboración con las mejores clínicas del país, puedes solicitar tu primera consulta gratuita aquí.