¿Qué es la IMSI? ¿En qué consiste? ¿Cual es la diferencia entre la IMSI y la ICSI?

La Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides Morfológicamente Seleccionados, también conocida por sus siglas en inglés IMSI (Intracytoplasmic Morphologically-Selected Sperm Injection), puede ser definida como una técnica de reproducción asistida que tiene como objetivo principal identificar aquellos espermatozoides que tienen un mayor potencial para formar embriones de alta calidad y por lo tanto un embarazo que llegue a término sin problemas.

Dicho de otro modo, la IMSI le permite al experto en Fecundación In Vitro seleccionar previamente todos aquellos espermatozoides morfológicamente sanos (forma normal). Por tanto, este proceso ayuda especialmente a aquellas parejas en las cuales existen anomalías importantes en la mayoría de los espermatozoides a aumentar sus probabilidades de lograr un embarazo exitoso.

Aunque en muchas ocasiones los expertos se refieren a la IMSI como una técnica de reproducción asistida, es importante acotar que más que una técnica de reproducción asistida aislada es un procedimiento utilizado junto con la Fecundación In Vitro. Dicho de otro modo, la IMSI más que una técnica de reproducción asistida es un paso o complemento de la Fecundación In Vitro.

¿En qué consiste la IMSI?

La Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides Morfológicamente Seleccionados, o IMSI, es una técnica que consiste en llevar a cabo la fecundación de forma directa con un espermatozoide previamente seleccionado por ser morfológicamente normal o apto. Esto es posible inyectando directamente el espermatozoide en el óvulo seleccionado.

Es decir, los especialistas en reproducción asistida estudian los espermatozoides de toda la muestra de semen, para seleccionar todos aquellos que según su forma parecen adecuados para que se produzca un embarazo exitoso. De igual forma, al estudiar los espermatozoides, pueden descartar aquellos que podrían tener anomalías en su forma y, por lo tanto, dificultar el embarazo.

¿Cuáles son las diferencias entre la IMSI y la ICSI?

La diferencia más importante entre la IMSI y la ICSI es el hecho de que la IMSI se refiere al proceso de selección de los espermatozoides morfológicamente adecuados una vez que son estudiados en detalle, mientras que la ICSI (o Inyección Intracitoplasmática) se refiere a la inyección del espermatozoide en el óvulo (fecundación directa).

Es por ello que es importante entender que tanto la ICSI como la IMSI son complementos diferentes de la Fecundación In Vitro, aunque a menudo se llevan a cabo juntos. De hecho, algunos expertos aseguran que la IMSI es una variación de la ICSI y no una nueva técnica, lo que además hace que personas poco conocedoras del área tiendan a confundirlas.

La mejor forma de entender la diferencia entre ambas técnicas es conociendo el hecho de que durante la IMSI, el experto en reproducción asistida selecciona los espermatozoides morfológicamente normales bajo un microscopio 15 veces más potentes que los habituales. Esto le permite aumentar entre 6000 y 8000 veces la imagen y no 400 veces como se realiza habitualmente en la ICSI o en la Fecundación In Vitro clásica.

Al utilizar este microscopio con mayor aumento, el especialista no sólo evalúa la forma externa del espermatozoide sino también la interna, por lo que puede descartar cualquier tipo de anomalía por pequeña que sea. De hecho, se dice que aquellos espermatozoides que no cumplan con las características morfológicas establecidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud), son descartados inmediatamente porque su probabilidad de producir embriones de calidad es muy limitada.

Entre las características establecidas por la OMS para considerar un espermatozoide normal se incluyen: cabeza ovalada de entre 4 y 5 micras de longitud y un ancho entre 2,5 y 3,5 micras. Por tanto, aquellos espermatozoides que tienen estas características y además están libres de cualquier otra alteración (como las vacuolas o agujeros en la cabeza que se relacionan con una peor calidad del espermatozoide), son seleccionados y utilizados para llevar a cabo la fecundación directa (por ICSI).

diferencia entre la IMSI y la ICSI

¿Cómo se realiza la IMSI?

Como se dijo anteriormente, ya que la IMSI es un paso o complemento de la Fecundación In Vitro, los primeros pasos son los de esta técnica. Por lo tanto, el primer paso de la técnica consiste en obtener tanto los ovocitos como los espermatozoides que serán utilizados para la fecundación.

Para obtener los ovocitos, la mujer debe someterse a los procesos de estimulación y punción ovárica sucesivamente. Por otra parte, el varón debe  proporcionar una muestra de semen, la cual puede ser obtenida al momento (en fresco) o estar previamente congelada. Es importante acotar que en casos específicos también se puede realizar una biopsia testicular para obtener los espermatozoides.

En este punto, se lleva a cabo la IMSI propiamente dicha, ya que la muestra de semen es estudiada en el laboratorio con el microscopio de gran aumento para seleccionar los espermatozoides morfológicamente normales y utilizarlos para la fecundación de los ovocitos. Una vez obtenidas ambas muestras, se lleva a cabo la fecundación In Vitro clásica o la ICSI, según el experto en reproducción asistida decida que es lo más conveniente para cada caso.

Después de la fecundación, los mejores embriones se mantienen por 3 o 5 días en el laboratorio para vigilar su evolución y posteriormente transferirlos al útero de la mujer, lo que se denomina cultivo embrionario. Una vez que se han seleccionado los embriones más desarrollados, se realiza la transferencia de los mismos al útero.

Aquellos embriones que no son transferidos pueden ser congelados (también llamado vitrificados) para ser utilizados más adelante, donados a otras parejas que no pueden formar sus propios embriones o incluso descartados definitivamente.

¿Quiénes Pueden Beneficiarse de la IMSI?

Actualmente la IMSI se recomienda a:

  • Aquellas parejas que han intentado en numerosas ocasiones otras técnicas de reproducción asistida sin éxito.
  • Hombres en los que se ha diagnosticado la presencia de fragmentación importante del ADN de los espermatozoides o teratozoospermia severa (alteraciones en la forma de todos o casi todos los espermatozoides).
  • Casos seleccionados de abortos de repetición en donde se han descartado las causas maternas de aborto.

Las recomendaciones como técnica de rutina o en otras parejas aún no se han estudiado de forma adecuada, por lo que sólo un experto puede decidir si la IMSI podría beneficiar a la pareja.

¿Cuáles son las Desventajas de la IMSI?

Una de las principales desventajas de la IMSI es que al requerir el estudio tan exhaustivo de los espermatozoides de la muestra, es más difícil para el microbiólogo localizar todos los espermatozoides con un aumento tan importante. Esto es un problema porque los ovocitos deben ser fecundados en un momento concreto después de haber sido obtenidos por punción.

De igual forma, al necesitarse un microscopio tan avanzado y un personal tan capacitado, no todos los centros de reproducción asistida ofrecen esta técnica,por lo que es más difícil acceder a ella y por tanto su precio es más elevado.

Recuerda que sólo un experto en reproducción asistida es capaz de determinar si una pareja puede verse realmente beneficiada con cada técnica de reproducción asistida en concreto y que cada caso debe individualizarse.