¿Qué es la punción ovárica?

¿Qué es la punción ovárica?

La punción ovárica es definida por los expertos en reproducción asistida como uno de los pasos más importantes de la misma, ya que es el proceso a través del cual se obtienen del interior de los folículos ováricos ,los óvulos que serán utilizados para la fecundación. Es importante acotar que aunque suena complicado, la punción ovárica es un proceso bastante sencillo que se realiza en el consultorio médico o un quirófano pequeño bajo sedación (no anestesia general) para evitar cualquier molestia en la paciente.

¿Cómo es un proceso de punción ovárica?

Para entender el proceso de la punción ovárica hay que saber que cada mes un óvulo es seleccionado de forma natural para crecer, desarrollarse y ser liberado en el proceso conocido como ovulación. La finalidad de cada ciclo de reproducción asistida es proporcionarle a la mujer un tratamiento basado en la inyección de diversas hormonas que estimulan el ovario para que crezcan y maduren la mayor cantidad de óvulos posible.

Se considera que el grado de maduración de los folículos ováricos es adecuado cuando se encuentran en metafase II y tiene un tamaño aproximado de 16-18mm. Para ello, la mujer debe acudir cada dos días aproximadamente a controles ecográficos vaginales y mediciones en sangre de los niveles de estradiol, de esta forma el experto en reproducción asistida puede determinar el mejor momento para administrar la hormona beta-hCG que induce la maduración final y desencadena la ovulación en las siguientes 36 o 48 horas.

Es importante acotar que la punción ovárica debe ser llevada a cabo antes de que ocurra la ovulación natural, es decir, entre el momento de la administración de la beta-hCG y las 48 horas siguientes, ya que es la única forma de localizarlos fácilmente dentro de los folículos y extraerlos para poder fecundarlos en el laboratorio.

Para llevar a cabo la punción ovárica, la paciente es ingresada en el centro de reproducción asistida, se le aplica una sedación leve y se coloca en posición ginecológica. Una vez sedada, el médico utiliza un equipo de ultrasonido para observar los folículos ováricos y con una aguja de aspiración incorporada en dicho equipo pincha los folículos ováricos y aspira su contenido (donde se encuentran los óvulos).

Una vez aspirado el contenido, se pasa a unos tubos de ensayo especiales que los mantienen a la temperatura adecuada y se llevan al laboratorio donde se analizarán para seleccionar los mejores y llevar a cabo del proceso de fecundación.