¿Qué es el Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)?

¿Qué es el Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)?

Es una complicación poco frecuente que se presenta en mujeres que reciben medicamentos para estimular el desarrollo de los óvulos en los ovarios, como parte de un tratamiento de fertilidad (fecundación in vitro, inducción de la ovulación, inseminación artificial). Consiste en una respuesta exagerada y anómala de los ovarios ante dicho tratamiento.

Causas del Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)

La principal causa es la administración de gonadotropinas exógenas (hormonas inyectables), y con menor frecuencia, el uso de citrato de clomifeno (fármaco vía oral), ambos empleados para inducir la ovulación.

En raras ocasiones este síndrome puede aparecer de forma espontánea, sin relación con los tratamientos de fertilidad.

Factores de riesgo del Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)

Si bien todas las mujeres que reciben tratamiento de fertilidad pueden padecer este síndrome, existen ciertos factores de riesgo que favorecen el desarrollo del mismo:

Síntomas del Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)

Los síntomas suelen aparecer entre los 3 y 10 días siguientes a la administración del fármaco. La severidad de las manifestaciones clínicas puede variar:

  • Casos leves a moderados: dolor en la parte baja del abdomen de leve a moderada intensidad, náuseas, vómitos, diarrea y distensión abdominal o aumento del tamaño de la cintura, ganancia repentina de peso. Estos síntomas suelen desaparecer al cabo de 7 días pero, si existe embarazo, pueden permanecer incluso varias semanas.
  • Casos graves: además de los síntomas antes mencionados (más acentuados), acumulación de líquido en el abdomen (ascitis), rápido aumento de peso, hipotensión arterial, taquicardia, dificultad para respirar y orinas de escaso volumen.

Tratamiento del Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)

Generalmente, los casos leves de Síndrome de Hiperestimulación Ovárica son tratados de manera ambulatoria, con administración de analgésicos orales, antieméticos (fármacos para evitar los vómitos), evitando realizar actividad física y tener relaciones sexuales. Si se trata de mujeres con casos graves de Síndrome de Hiperestimulación Ovárica, éstas deberán ser hospitalizadas para recibir hidratación vía endovenosa y monitorizar de forma estricta sus signos vitales, peso diario, circunferencia abdominal y parámetros de laboratorio.

La paracentesis (punción realizada en el abdomen para extraer líquido) será necesaria en aquellas mujeres en las que la ascitis produzca dolor intenso, dificulte la respiración o en quiénes se presenten orinas de poco volumen o ausencia de las mismas aún cuando se esté llevando a cabo un adecuado manejo de los líquidos.

Prevención del Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)

La principal medida preventiva se basa en la individualización de cada mujer, de modo tal que se identifiquen los factores de riesgo presentes en cada caso y se administren las dosis mínimas de gonadotropinas que permitan conseguir la estimulación ovárica deseada.