¿Qué es la betaespera?

¿Qué es la betaespera?

La betaespera es el tiempo que debe esperar una pareja entre la realización de una técnica de reproducción asistida y la obtención de los resultados de la prueba de embarazo para constatar el éxito, o no, del procedimiento.

Este es uno de los momentos más difíciles para las parejas que se someten a cualquier técnica de reproducción asistida, ya que durante ese tiempo hay una mezcla de emociones y sentimientos importante que se deben a que la pareja todavía no sabe si se produjo el embarazo o no.

¿Por qué se llama Betaespera?

Los expertos denominan este tiempo betaespera ya que la hormona que será analizada en la prueba de embarazo es la beta-hCG o gonadotropina coriónica humana.

Los niveles de la hormona beta-hCG se utilizan en las pruebas de embarazo ya que ésta es la primera hormona liberada por el embrión cuando se implanta en el útero materno y posteriormente por la placenta.

Esta es una técnica confiable ya que la hormona será liberada por el embrión independientemente de que haya sido concebido naturalmente o por alguna técnica de reproducción asistida.

Esto se debe a que esta hormona es la encargada de mantener el cuerpo lúteo durante el embarazo, estructura que se encarga de mantener los niveles de progesterona elevados hasta el parto.

¿Cuánto tiempo después de finalizar la técnica de reproducción asistida debe realizarse la prueba de embarazo?

Los expertos recomiendan esperar entre 9 y 15 días dependiendo del grado de desarrollo embrionario en el cual se haya llevado a cabo la transferencia de embriones, siendo más común la realización de la prueba entre el día 14 y 15 para evitar falsos resultados negativos.

Aunque puede parecer poco tiempo, para los padres este período realmente se hace bastante largo por la ansiedad y angustia de conocer el resultado de la prueba de embarazo.

Por una parte, está la euforia, emoción o esperanza de haber logrado el embarazo y recibir al nuevo bebé que está en camino, y por otra, el estrés, nerviosismo y ansiedad de que el resultado sea negativo.

¿Se pueden presentar síntomas físicos durante la Betaespera?

Aunque la mayoría de las parejas sólo refieren tener variaciones en sus sentimientos y emociones, algunas mujeres pueden presentar diversos síntomas mientras esperan el momento indicado para realizarse la prueba de embarazo.

Entre los síntomas físicos más comunes se encuentran náuseas, aumento de la frecuencia de la necesidad de orinar, calambres, cansancio y pesadez, hinchazón, flujo vaginal más abundante (generalmente transparente o amarillento), sangrado vaginal escaso (debe consultarse con un médico para descartar complicaciones), dolor lumbar, entre otros.

Es importante mencionar que el hecho de que una mujer presente estos síntomas no significa que en efecto ha quedado embarazada, ya que las hormonas utilizadas durante algunos métodos de reproducción asistida e incluso el síndrome premenstrual pueden producirlos.

De igual forma, que una mujer no presente estos síntomas durante la betaespera no significa que no esté embarazada, ya que sólo un pequeño porcentaje de la población tiene síntomas de embarazo en los primeros 15 días de la concepción.

Es por esta falta de certeza que siempre se debe realizar la prueba de embarazo cuando el especialista lo indique y la pareja debe tratar de mantenerse lo más optimista y tranquila que sea posible.

¿Qué debo hacer durante la betaespera?

Lo primero que se debe saber es que es completamente normal que la pareja o la mujer sienta ansiedad durante la betaespera, especialmente si ya se ha sometido a pruebas de reproducción asistida sin el éxito deseado. Sin embargo, mantener la calma es sumamente importante, no sólo por el bienestar de la madre, sino porque en caso de haberse logrado el embarazo, debe evitarse transmitir emociones negativas al bebé.

Una de las principales recomendaciones es mantener la mente ocupada, en los casos en los cuales no es necesario el reposo absoluto (la mayoría), se le recomienda a la madre realizar sus actividades diarias y acudir al trabajo, esto le ayudará a no pensar en la prueba de embarazo y el tiempo pasará más rápido.

De igual forma, los expertos recomiendan no obsesionarse con la aparición o no, de posibles síntomas de embarazo. Como se dijo anteriormente, la presencia de dichos síntomas no es específica, por lo que se recomienda tratar de no prestarles atención a menos que sean alarmantes, por ejemplo, sangrado abundante o vómitos continuos, en cuyo caso se debe consultar con el médico.

Otra de las recomendaciones principales de los expertos es tratar de estar preparado para cualquier posible resultado sin realmente obsesionarse con ninguno de ellos. Es cierto que esto es bastante difícil pues las parejas que se someten a una técnica de reproducción asistida siempre desean que el resultado sea positivo, pero es importante mantener en mente la posibilidad de que el procedimiento haya fallado y que deban recurrir a una nueva sesión. De igual forma, obsesionarse con la idea de que el resultado saldrá negativo puede ser contraproducente por los sentimientos de angustia y estrés que esto genera.

Otro punto bastante importante es el apoyo de la pareja, resto de los familiares y amigos durante todo el proceso. Cuando una mujer se siente apoyada en esta etapa, sus niveles de estrés y ansiedad serán menores que los experimentados por aquellas mujeres que permanecen solas durante la betaespera.

Finalmente, cuando alguno de los miembros de la pareja (o ambos) tiene una personalidad ansiosa, puede ser necesario acudir a un psicólogo durante el tratamiento de reproducción asistida, especialmente durante la betaespera. Al consultar un psicólogo, la persona puede aprender técnicas del manejo del estrés y la ansiedad para afrontar con mayor facilidad la espera de los resultados de la prueba de embarazo.

Los ejercicios de relajación-respiración y el establecimiento de un “tiempo de pensamientos betaespera” son algunas de las técnicas que los psicólogos recomiendan durante este proceso. El tiempo de pensamientos betaespera se basa en establecer aproximadamente media hora al día para hablar sobre los resultados del test de embarazo con la pareja o algún familiar evitando que la persona hable de ello durante todo el día.

En conclusión, lo más importante es mantener la calma, tener una actitud positiva y sentir todo el apoyo posible de las personas más cercanas durante todo el proceso para que se haga más llevadero y cómodo.