¿Qué es un mioma uterino?

¿Qué es un mioma uterino?

Los miomas uterinos son tumores benignos muy frecuentes que se desarrollan dentro de la pared del útero (el órgano reproductor femenino) a menudo durante los años fértiles. También se les conoce bajo el nombre de leiomiomas ó fibromiomas uterinos.

Causas del mioma uteriono

Las causas específicas que originan los miomas se desconocen. Se cree que son producto de alteraciones genéticas, hormonales y vasculares, con cierta influencia del medio ambiente.

Factores de riesgo del mioma uterino

Se han podido identificar varios factores de riesgo que influyen en la formación de los miomas, entre los que podemos mencionar:

  • Antecedentes familiares: mujeres con familiares de primer grado que hayan presentado miomas, tienen hasta tres veces más riesgo de desarrollarlos.
  • Raza negra: son más frecuentes en mujeres afrodescendientes. Sin embargo, pueden presentarse en cualquier etnia.
  • Menarquía (aparición de la primera menstruación): si ésta ocurre a temprana edad, existe mayor riesgo de desarrollar miomas. Esto tiene que ver con la exposición a estrógenos. Si la menstruación se inicia precozmente en la vida de la mujer, ella se encontrará durante mayor tiempo sometida al efecto estrogénico.
  • Embarazo: mientras más hijos se tengan, menor riesgo habrá para la aparición de miomas. Esto se debe a que durante la gestación, los ovarios se encuentran en una especie de reposo, disminuyéndose la producción de estrógenos. Por ello, el embarazo constituye una protección frente a la acción de los mismos.
  • Sobrepeso: constituye un factor de riesgo importante, puesto que en las células de grasa ocurre la transformación de andrógenos a estrógenos, debido al efecto de una enzima llamada aromatasa. A mayor cantidad de estrógenos, mayor riesgo de miomas, como ya se mencionó.
  • Deficiencia de vitamina D.
  • Dieta rica en carnes rojas y con poca cantidad de verduras, frutas y productos lácteos.
  • Consumir alcohol.

Síntomas del mioma uterino

Alrededor del 50 al 70% de los miomas uterinos presentan síntomas. Lo más frecuente son períodos menstruales de mayor volumen y/o duración de lo habitual, dolor pélvico intenso durante la menstruación, y manifestaciones de compresión a órganos vecinos tales como dolor al orinar, retención urinaria y estreñimiento. En algunas ocasiones, según la magnitud del sangrado menstrual, puede haber anemia.

Tratamiento del mioma uterino

En el caso de miomas de pequeño tamaño, o que no presenten síntomas, puede adoptarse una actitud expectante, es decir, consulta periódica con el médico para evaluar la evolución de la patología. Sin embargo, cuando se trata de fibromiomas que se manifiestan clínicamente, el tratamiento inicial puede hacerse con medicamentos como los análogos de la GnRH (para inhibir la síntesis ovárica de estrógenos) y los anticonceptivos orales. El objetivo es disminuir el sangrado y reducir el tamaño del mioma.

El tratamiento quirúrgico debe considerarse si el tumor es de gran tamaño, el volumen menstrual propicia la aparición de anemia, o si existe deseo de procrear y el mioma afecta la fertilidad de la mujer.

Mioma uterino y fertilidad

Si bien los fibromas generalmente no interfieren con el embarazo, su localización suele ser el principal factor que determina la influencia sobre el mismo. Los miomas submucosos (aquellos que crecen entre la pared del útero y el interior de la cavidad uterina) suelen relacionarse con problemas para quedar embarazada y se asocian además a mayor riesgo de aborto espontáneo, desprendimiento de placenta y restricción del crecimiento fetal. Sin embargo, los miomas subserosos (crecen en la pared del útero hacia afuera) y los intramurales (ubicados en el espesor de la pared uterina) no disminuyen la posibilidad de lograr el embarazo ni  tampoco afectan a la evolución normal de éste.