¿Qué es la movilidad espermática?

¿Qué es la movilidad espermática?

La movilidad espermática es una de las características más importantes a la hora de valorar la calidad del semen del hombre.

Cuando una pareja tiene problemas de fertilidad y acude a un especialista, este debe valorar el estado de fertilidad tanto de la mujer como del hombre. Por tanto, antes de valorar cualquier opción reproductiva es necesario realizar un seminograma. Los valores resultantes aportarán los datos necesarios para analizar la cantidad y calidad de los espermatozoides eyaculados.

El seminograma

En esta prueba se determinan las características del propio semen eyaculado, por ejemplo la viscosidad o el ph, además de valorar a los mismos espermatozoides, concentración, vitalidad y motilidad. Es decir el seminograma evalúa que el número de espermatozoides en el eyaculado es suficiente, determina en qué porcentaje estos espermatizoides son viables, si están vivos, y por último comprueba que estos son capaces de moverse suficientemente.

Es necesario que los espermatozoides tengan una buena movilidad que les permita de manera natural llegar a su destino y poder fecundar el óvulo femenino. Cuando la movilidad del espermatozoide es deficiente o se encuentra en valores por debajo de lo normal se le llama astenospermia, y como ocurre con todo, existen diferentes niveles de severidad. Es el especialista en cada caso particular quien debe evaluar si esta pudiera ser la causa de infertilidad en la pareja.

En muchos casos valores normales en un seminograma no implica que el espermatozoide sea capaz de realizar una correcta fecundación del ovocito. Y al revés, hombres con bajos niveles de calidad de sus espermatoziodes pueden ser fértiles.

¿Qué ocurre si tenemos espermatozoides con baja movilidad?

Si tenemos unos valores de astenospermia leves es posible que el especialista considere cambiar ciertas pautas de estilo de vida o incluso facilitar alguna ayuda farmacológica para tratar de potenciar dichos espermatozoides e intentar durante un tiempo conseguir un embarazo natural.

Por el contrario valores severos con espermatozoides totalmente o casi inmóviles hace casi imposible la reproducción de manera natural. Sin embargo si estos espermatozoides, aunque no se muevan, están vivos, pueden ser utilizados para realizar una técnica de fecundación in vitro, ya sea tradicional o mediante inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

Si aún así no logramos el embarazo, así como si no encontramos espermatozoides en el semen, o estos son completamente inviables, siempre nos quedará la opción de acudir a la donación de gametos, masculinos en este caso.