¿Qué es el cultivo embrionario?

¿Qué es el cultivo embrionario?

El cultivo embrionario es el nombre otorgado al proceso inmediatamente posterior a la recuperación de los óvulos, como parte de un ciclo de Fertilización In Vitro (FIV). Consiste en un medio artificial que cuenta con las condiciones ambientales y los nutrientes óptimos para permitir el adecuado desarrollo de los embriones, una vez que ha ocurrido la unión del óvulo y el espermatozoide (fecundación).

¿Cuáles son las condiciones que debe tener el cultivo embrionario?

Es necesario que las condiciones ambientales sean estables para poder alcanzar el óptimo desarrollo de los embriones. Por tal motivo, se emplean complejas incubadoras en las que se controlan la temperatura (37ºC, misma que en las trompas uterinas), humedad, luz, pH, concentraciones de oxígeno y dióxido de carbono.

 ¿Cuál es la duración de un cultivo embrionario?

La duración del cultivo puede variar. Así, existen cultivos cortos que se extienden hasta el día 2 o 3 de desarrollo, mientras que los cultivos largos alcanzan hasta el estadio de blastocisto, esto es entre el día 5 y 6.

El cultivo se mantendrá hasta que dichos embriones sean introducidos al útero de la madre, se congelen para ser transferidos en el futuro o se descarten.  Los embriones pueden ser analizados antes de su transferencia, por medio del Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP), en busca de posibles anomalías. Además, se clasifican según su morfología para determinar cuáles tienen mayores probabilidades de resultar en un embarazo exitoso.

Cultivo corto o largo: ¿cuál elegir?

La elección debe hacerse de manera individualizada, dependiendo de la historia y características reproductivas de la pareja. El cultivo corto se prefiere en aquellos casos en que las parejas tienen un bajo número de embriones disponibles para ser transferidos, o cuando éstos se desarrollan de manera deficiente.

Mientras que los cultivos largos (hasta la etapa de blastocisto) permiten una mayor vigilancia del embrión, mejorando la probabilidad de transferir un embrión viable, que podrá implantarse exitosamente. Esta opción suele elegirse en el caso de antecedente de abortos espontáneos repetidos o fallos en ciclos de fecundación in vitro previos.

 ¿Existen diversos tipos de medios de cultivo?

Sí, pues pueden emplearse medios de cultivo únicos o secuenciales.

Los medios únicos son aquellos que contienen los nutrientes necesarios para el crecimiento del embrión desde el primer día de desarrollo hasta la etapa de blastocisto. Es decir, se empleará el mismo medio de cultivo durante todo el período.

Por su parte, los medios secuenciales son aquellos que simulan al máximo el ambiente dentro del útero. ¿Cómo? Pues la técnica consiste en colocar secuencialmente al embrión en medios con diferentes formulaciones, proporcionándole los diversos nutrientes que necesita en cada etapa de crecimiento que va atravesando. De este modo, se imita el entorno cambiante de desarrollo de los embriones, que inicia en las trompas uterinas y continúa en el útero. Generalmente se emplea un medio para los días 1 y 2, y otro desde el tercer día hasta el estadio de blastocisto.

En ocasiones, también puede emplearse el denominado co-cultivo endometrial autólogo, en el cual los embriones son cultivados sobre una capa de células endometriales maternas (propias del revestimiento uterino). De este modo se provee un ambiente más natural y fisiológico para el desarrollo de los mismos, lo cual representa un importante beneficio especialmente para aquellas parejas que previamente han intentado la Fecundación In Vitro y ésta no ha resultado exitosa.