¿Qué es un blastocisto?

¿Qué es un blastocisto?

Un blastocisto es aquel embrión que se encuentra entre el quinto y séptimo día de desarrollo, justo después que finaliza la fase embrionaria denominada mórula y antes de la fase de embrión en la cual ocurre la implantación natural en el útero. Un embrión en fase de blastocisto también se puede ser definido como una masa esférica de aproximadamente 200 células madre divididas en dos capas, que envuelven una cavidad llena de líquido.

En la actualidad, los expertos en reproducción asistida están recomendando la transferencia de embriones en fase de blastocistos para aumentar la tasa de éxito de las diversas técnicas de reproducción asistida, ya que aseguran que para llegar a esta fase, los embriones ya han superado posibles bloqueos o dificultades en el desarrollo que se producen en las fases más tempranas y que pueden ser causa de abortos. En otros términos, se utilizan los embriones que ya han sido seleccionados por la naturaleza como aptos para que se produzca el embarazo.

De igual forma, los expertos en reproducción asistida aseguran que transfiriendo embriones en fase de blastocisto se limita el número de embriones transferido a 1 o 2 como máximo, lo que reduce el riesgo de que se produzca un embarazo múltiple. Otra ventaja importante de la transferencia de blastocistos según los expertos, es el hecho de que hay una mayor sincronización biológica entre esta fase embrionaria y la capacidad del endometrio para recibirlos y que se produzca la implantación.

Es importante acotar que de igual forma los expertos en reproducción asistida seleccionan los blastocistos de mayor calidad, conocida como calidad A en una escala de la A a la D, en la cual se valora el aspecto de las células que lo conforman, la simetría y grado de compactación que existe entre ellas y si el grado de desarrollo celular se corresponde con el desarrollo que deberían tener considerando el día en el cual se realizó la implantación.

Sólo un experto en reproducción asistida es capaz de valorar los embriones y determinar cuál de ellos, según su morfología y composición genética, será viable y podrá ayudar a lograr un embarazo exitoso.