Cómo la reproducción asistida puede ayudarte a ser madre si sufres abortos de repetición

Cómo la reproducción asistida puede ayudarte a ser madre si sufres abortos de repetición

El aborto siempre es un tema difícil de abordar por la tristeza y desesperanza que puede llegar a causar en cualquier pareja que lo vive. Sin embargo, debido a su alta frecuencia (aproximadamente 1 de cada 5 embarazos), es necesario que todas las parejas que desean tener un hijo conozcan sus posibles causas y la mejor forma de evitarlas, para reducir en la medida de lo posible la probabilidad de sufrirlos.

De igual forma, los expertos aseguran que esto es especialmente necesario en aquellas parejas que han sufrido más de un aborto, condición conocida como abortos de repetición o recurrentes, ya que parejas que han vivido más de un aborto pueden verse gravemente afectadas psicológicamente.

¿Qué es el aborto?

Los expertos en ginecología y obstetricia definen el aborto como la interrupción prematura del embarazo antes de las 20 semanas de gestación. Es importante acotar que se le agrega el adjetivo espontáneo o natural cuando ocurre sin la influencia consciente de ningún método externo que pueda afectar el adecuado desarrollo del embarazo.

La mayoría de los abortos espontáneos se producen incluso antes de que la mujer sepa que está embarazada, por lo que lo considera una menstruación normal y no acuden al médico o buscan ningún tipo de ayuda.

Por el contrario, se denomina inducido cuando la mujer u otra persona conscientemente utilizan algún método externo para provocar la separación de la placenta del útero o la muerte del feto, interrumpiendo el desarrollo del embarazo.

¿Cuáles son las principales causas de aborto espontáneo?

En el cuerpo de la mujer deben producirse adecuadamente muchos cambios (hormonales y físicos) para que se desarrolle adecuadamente el embarazo. Por tanto, cualquier factor que pueda alterar estos cambios puede causar el aborto. En este sentido, los expertos aseguran que la mayoría de los abortos son multifactoriales, es decir,  que influyen diferentes causas para que se interrumpa el embarazo de forma espontánea.

¿Te apuntas?

​Curso fertilidad +REPRO | "Camino al embarazo"


Únete y recibirás ​por email 5 claves que necesitas para entender y potenciar tu fertilidad. Decenas de mujeres como tu ya se han apuntado.

Entre las principales causas conocidas de abortos espontáneos se incluyen las denominadas “causas fetales”, las cuales se refieren a malformaciones graves del feto (tan graves que resultan incompatibles con la vida) o anomalías genéticas severas. Estas además se incluyen entre las causas más comunes de aborto en las primeras etapas del embarazo.

Otras causas comunes de aborto en las primeras etapas del embarazo son las debidas a alteraciones en el desarrollo del trofoblasto, definida como la capa de células que debe formarse alrededor del ovocito fecundado durante la primera semana del embarazo. Esto se debe a que posteriormente, el trofoblasto dará origen a la placenta y otras estructuras importantes en el embarazo, por lo que si no se desarrolla adecuadamente, el feto no puede alimentarse y crecer.

Las causas maternas también pueden ser causa de aborto durante las primeras semanas del embarazo. Entre ellas se incluyen principalmente alteraciones del útero (debidas a la presencia de miomas, insuficiencia del cuello del útero, sinequias, entre otras), infecciones severas (toxoplasmosis, sífilis, brucelosis, listeriosis, VIH, hepatitis B, entre otras) y enfermedades metabólicas o del sistema endocrino (enfermedades de la tiroides, hiperprolactinemia, déficit de progesterona, Diabetes, entre otras).

Finalmente, otros factores externos como radiaciones, adicción a ciertas sustancias tóxicas, traumatismos o caídas, e incluso desnutrición materna, pueden ser incluidos entre las causas comunes de aborto espontáneo.

 ¿Cuándo se considera que una mujer sufre Abortos de Repetición?

Los expertos definen los abortos de repetición como aquellos que han ocurrido de manera espontánea y consecutiva tres veces o más. En este caso, es importante saber que el problema no se encuentra en el proceso de fertilización o concepción propiamente dicho. Dado esto, se recomienda recurrir a un experto en fertilidad que pueda ayudar a determinar la causa específica.

En la mayoría de los casos, los abortos de repetición se deben a alteraciones cromosómicas, por lo que uno de los primeros estudios que se realiza a la pareja es el cariotipo. Sin embargo, también  es importante estudiar el útero y resto del sistema reproductor de la mujer para descartar las causas uterinas anteriormente mencionadas.

 ¿Cómo puede ayudar la Reproducción Asistida en casos de Abortos de Repetición?

En la actualidad, se han desarrollado tantas técnicas avanzadas y novedosas de reproducción asistida que algunas de ellas pueden ser utilizadas para disminuir la probabilidad de que se produzcan abortos de repetición durante el embarazo.

Una de estas técnicas es el diagnóstico genético pre-implantacional, la cual consiste en seleccionar los mejores embriones (libres de enfermedad genética) para transferirlos al útero materno. Como esta técnica ayuda a prevenir la transmisión de enfermedades genéticas o alteraciones cromosómicas graves a los embriones formados, la tasa de abortos en el primer trimestre del embarazo disminuye considerablemente.

El diagnóstico genético pre-implantacional puede combinarse con la microinyección espermática (también llamada ICSI) que consiste en seleccionar los mejores espermatozoides de la muestra de semen, y en consecuencia, generalmente se seleccionan aquellos libres de enfermedad genética. Es importante acotar que sólo el diagnóstico genético pre-implantacional se basa en detectar las alteraciones genéticas antes de hacer la transferencia de embriones.  En cambio, la ICSI sólo selecciona los espermatozoides más aptos en cuando a forma y movimiento.

La recepción de donación de ovocitos, semen o embriones también puede ser una alternativa para aquellas parejas que tienen enfermedades genéticas que se transmiten a todos los hijos. En este caso, a pesar de que uno o ambos de los progenitores no será padre biológico, el embrión puede transferirse al útero de la mujer para que se desarrolle allí el embarazo y que lo vivan como un embarazo concebido de forma natural.

En estos casos, se debe tener en cuenta que las técnicas de reproducción asistida pueden ayudar a reducir la probabilidad de sufrir un aborto espontáneo por causa genética o cromosómica, pero no en el caso de enfermedades maternas o malformaciones uterinas, por lo que cada caso debe ser individualizado.

Es por ello que, como siempre, nuestra recomendación es acudir a algún especialista en reproducción asistida para que ayude a cada pareja o mujer a determinar la causa de aborto más probable en su caso y así evitar futuros abortos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.