¿Cómo preparo mi cuerpo para el embarazo?

¿Cómo preparo mi cuerpo para el embarazo?

Si has llegado hasta aquí, es bastante probable que tengas planes de quedarte embarazada pronto. De ser así, ¡estás en el lugar indicado!, pues te traemos una pequeña guía destinada a ayudarte a preparar tu cuerpo para estar en condiciones óptimas a la llegada de tu embarazo. No te preocupes si ya has comenzado la búsqueda, aún estás a tiempo de hacer cambios favorables en tu estilo de vida, que te permitirán mejorar tu salud y la de tu futuro hijo.

Alimentación adecuada: pilar fundamental

Y, ¿por dónde empezar? Pues uno de los primeros aspectos que debes corregir, es la dieta. Tener una alimentación eqilibrada es de gran ayuda para lograr un embarazo saludable. Ya te lo contábamos en nuestro artículo sobre alimentos para potenciar tu fertilidad. Te recomendamos consumir vegetales verdes tales como espinaca, col rizada y acelga, que son muy buenas fuentes de ácido fólico; frutos rojos (fresas, frambuesas, arándanos), que además de ser súper deliciosos tienen un gran aporte de fitonutrientes y vitamina C; yogurt, que posee un alto contenido de probióticos, ayudando al fortalecimiento de tu sistema inmunológico. Dentro de tu plan dietético también requieren mención especial las ostras, debido a su alto contenido en zinc, que además de su papel en el crecimiento fetal, tienen un importante efecto sobre la libido y el deseo sexual; además de las carnes rojas, que por su contenido en hierro serán útiles en la prevención de la anemia ferropénica (por deficiencia de hierro).

En la otra cara de la moneda, tenemos los alimentos –y bebidas- que debes evitar consumir o disminuir su consumo si estás buscando quedarte embarazada. Entre estos es necesario mencionar algunos peces tales como pez espada y tiburón, los cuales contienen cantidades elevadas de mercurio, que pueden resultar perjudiciales para el feto. En cuanto al consumo de bebidas alcohólicas, múltiples organizaciones a nivel mundial, incluyendo el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia (ACOG, por sus siglas en inglés) advierten a las mujeres evitar el consumo de alcohol desde el momento que buscan el embarazo ¿por qué? Pues porque el sistema nervioso del feto empieza a formarse desde muy temprano en el embarazo, y, debido a que el alcohol es la principal causa prevenible conocida de defectos de nacimiento físicos y mentales, es mejor abstenerse cuando estás en este período preconcepcional. Esto también te lo contábamos en nuestro artículos sobre Hábitos negativos para tu fertilidad.

Vitaminas: ¿Realmente las necesito?

La respuesta es: por supuesto que sí. Si bien tener una dieta saludable es la base de la preparación de tu organismo, resulta difícil que solo con la alimentación puedas ofrecer a tu bebé todos los nutrientes que éste necesita, incluso aunque ésta sea variada y equilibrada. Por esta razón, es ideal el consumo de un suplemento multivitamínico que contenga ácido fólico (un mínimo de 400 mcg diarios), hierro (30–60 mg de hierro elemental), vitamina A (770 microgramos), vitamina D (5 mcg).

Tu pareja también debería tener aporte extra de ácido fólico, zinc y vitamina C, ya que estos nutrientes son vitales para la producción y calidad óptima de los espermatozoides.

Una cuestión de peso

El peso es importante. Si te encuentras por encima de tu peso ideal, te recomendamos disminuir unos kilos antes y posteriormente adoptar una dieta de mantenimiento mientras intentas quedarte embarazada. Las madres con sobrepeso importante tienen un riesgo más elevado de presentar presión arterial alta, diabetes gestacional, bebés de gran tamaño y necesidad de cesárea. Claramente, tener un peso muy bajo tampoco es lo indicado, puesto que constituye un factor de riesgo para infertilidad, parto prematuro y recién nacido con bajo peso.

¿Te apuntas?

​Curso fertilidad +REPRO | "Camino al embarazo"


Únete y recibirás ​por email 5 claves que necesitas para entender y potenciar tu fertilidad. Decenas de mujeres como tu ya se han apuntado.

Ejercicio antes del embarazo

En lo que respecta al ejercicio físico, podemos asegurar que si te dedicas adecuadamente a fortalecer tu abdomen, espalda y suelo pélvico antes de quedarte embarazada, podrás disfrutar de los beneficios durante toda la gestación. El fortalecimiento de los músculos abdominales ayudará a prevenir problemas de espalda durante el embarazo, también contribuirá a empujar al feto en el momento del parto y permitirá que tengas una recuperación más rápida después de dar a luz. ¿Qué músculos específicamente debes fortalecer? Los abdominales profundos, los músculos transversos abdominales (que hacen una especie de corsé alrededor de la cintura) y los pequeños músculos de la espalda. Esto lo lograrás realizando abdominales rectas (tradicionales), oblicuas y “roll up” (acostada boca arriba, con las piernas en extensión, llevar los brazos por encima de la cabeza y tratar de mover el tronco, como si quisieras enrollarte, “rodando” hacia delante hasta que logres tocar los dedos de tus pies con las manos). Además, no debes olvidar realizar ejercicios para fortalecer y tonificar el suelo pélvico, estos son los denominados ejercicios de Kegel, para los cuales debes colocar tu cadera en una posición neutra y realizar el movimiento en cuatro fases: contracción y elevación de la musculatura del piso de la pelvis, debes mantener esa posición, luego retornar a la posición inicial y, finalmente, relajación. Además, no olvides, que el yoga, también podrá ayudarte en todo este proceso.

Un beneficio del ejercicio que no podemos dejar de mencionar es ¡la felicidad! Sí, tal como lees. Al realizar actividad física tu cuerpo libera endorfinas, que te hacen sentir bien de inmediato. Este es un valor agregado de vital importancia en este período de tu vida, donde debes sentirte más plena, feliz y cómoda que nunca antes.

Estresarte no está permitido

A través de diversos estudios ha podido demostrarse que el estrés influye negativamente en la consecución del embarazo, pudiendo llegar a retrasarla. Por ello es aconsejable que realices una auto-revisión emocional y te asegures de encontrarte tranquila y calmada para esta etapa de tu vida que está próxima a comenzar. Dedícate a descubrir qué te ayuda a relajarte, cada mujer tiene algo que le funciona. Es recomendable dedicar tiempo a la lectura, escribir un diario personal, salir con amigas, ver tu serie y películas favoritas, ejercitarte e incluso practicar sexo con tu pareja.

Las horas de sueño son sagradas

Acumula la mayor cantidad de sueño posible. Si bien la mayoría de las mujeres anticipan largas noches sin dormir una vez que nazca el bebé, muchas no piensan en el hecho de que estando embarazadas, el descanso se hace muy difícil: acostumbrarse a dormir de lado, ir al baño varias veces durante la noche, acidez estomacal frecuente, etc.

Además, investigaciones recientes han dejado en evidencia que las mujeres que padecen insomnio podrían tener cuatro veces más probabilidades de ser infértiles que aquellas que duermen adecuadamente. Por lo cual, los expertos aconsejan que las mujeres que se encuentran en edad fértil  y que buscan el embarazo, deben dormir al menos 7 horas y evitar trabajar en turnos nocturnos .

Recuerda visitar al dentista

Debido a que durante la gestación se producen cambios hormonales que afectan a dientes y encías, es aconsejable llegar a él con una boca saca que evite problemas mayores posteriormente. Por tal motivo, te recomendamos cepillarte los dientes tres veces al día, hacer uso de hilo dental y visitar a tu dentista antes del embarazo.

Esperamos que esta guía te sea de gran ayuda. Recuerda que la salud de tu bebé parte de tu salud, por lo cual debes trabajar cuerpo y mente, de modo que tu organismo tenga una atmósfera equilibrada que permita el desarrollo de una vida dentro de ti, bajo las mejores condiciones posibles.

Si necesitas asesoramiento o tienes dudas, no dudes en contactarnos. Estamos deseando ayudarte!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.