Fertilidad de la mujer a partir de los 35 años: 5 aspectos a tener en cuenta

Fertilidad de la mujer a partir de los 35 años: 5 aspectos a tener en cuenta

No cabe ninguna duda de que la sociedad avanza y que a veces por diferentes situaciones las mujeres se ven obligadas a parar o pausar la maternidad, ya puede ser por una situación económica, por estabilidad laboral, por ausencia de pareja o simplemente porque no han sentido antes la llamada de la maternidad. Por ese motivo, es importante tener en cuenta cómo funciona la fertilidad de la mujer a partir de los 35 años, para así  ser conscientes tanto de los riesgos, como de los medios disponibles hoy en día para conseguir ser mamá en cualquier momento.

Para ello, te mostramos aquí 5 aspectos fundamentales que debes tener en cuenta si eres mujer de 35 años o más.

1.- Por qué disminuye realmente la fertilidad a partir de esa edad

Se ha demostrado que a los 20 años se logra el más alto nivel de fertilidad, que comienza a descender poco a poco luego de los 32 y después de los 37 se observa una disminución acelerada. De acuerdo a investigaciones, en un mes específico, una mujer de 30 años tiene 20% de probabilidades de quedar embarazada, mientras que una de 40 solo tendrá el 5%.

Pero, ¿por qué disminuye la fertilidad femenina con el paso del tiempo? Aquí juega un papel muy importante la reserva ovárica, que indica la cantidad de óvulos que tienen las mujeres en un momento específico de su vida.Las mujeres cuentan en el momento del nacimiento con todos los ovocitos (o huevos) que tendrán durante su vida y los irán perdiendo exponencial e irreversiblemente desde que nacen hasta la menopausia.

La reserva ovárica se caracteriza por ser limitada. El número más grande de ovocitos se manifiesta cuando el feto niña está en el útero. Desde la semana 12 hasta la 20 de gestación se acumulan entre 6 y 7 millones de óvulos en los ovarios. Cuando nace contará con alrededor de un millón de óvulos y esa cantidad se ubicará entre 300 mil y 500 mil en el momento de la pubertad porque cada día se irán perdiendo.De esa cifra, apenas 300 ovocitos logran madurar, sin ser degradados, para ser liberados durante la ovulación. Y en la menopausia solo quedarán unas decenas de ovocitos.

Con todo esto, podemos concluir que la fertilidad de la mujer a partir de los 35 años disminuye por dos motivos generales: uno; porque su tasa de ovocitos en su cuerpo es mucho menor que siendo más joven y dos; porque estos óvulos tendrán una edad avanzada ya, y por tanto su capacidad de ser fértiles es menor debido a los mecanismos celulares del cuerpo.

¿Te apuntas?

​Curso fertilidad +REPRO | "Camino al embarazo"


Únete y recibirás ​por email 5 claves que necesitas para entender y potenciar tu fertilidad. Decenas de mujeres como tu ya se han apuntado.

2.- Riesgos de embarazo

No es imposible que una mujer quede embaraza después de haber superado los 35 años, no obstante, eso no indica que se llegará al nacimiento, debido a que a partir de esa edad también se presentan mayores posibilidades de aborto espontáneo, además de otros riesgos tanto para la madre como para el feto.

Debido a la incidencia de anomalías cromosómicas, las mujeres mayores de 35 años manifiestan entre 20 y 35% de probabilidades de aborto involuntario. Asimismo, este motivo puede originar problemas de nacimiento y diversos problemas genéticos.

Por dicho motivo, a partir de esa edad hay más riesgo de bebés con síndrome de Down. En las mujeres de 25, la probabilidad de dar a luz a un pequeño con este síndrome se ubica en 1 de 1250 casos, mientas que a los 35 el riesgo está en 1 de 378 casos.

Existe un porcentaje considerable de mujeres embarazadas mayores de 35 años que sufre alguna patalogía perinatal. Además, éstas son más propensas a desarrollar complicaciones como la diabetes gestacional (que puede provocar graves problemas tanto a la madre, como al bebé) e hipertensión (una de las principales causas de la prematuridad y del sangrado uterino). Es más, el 9,6% de los partos de mayores son prematuros y también aumentan las complicaciones como las cesáreas o los partos instrumentados.

Y por otro lado, como es obvio, a ciertas edades el feto puede sufrir algún tipo de cromosopatía o anomalía congénita como la hidrocefalia, la espina bífida, fisura de labio o paladar, cardiopatías congénitas, alteraciones metabólicas, hematológicas o del sistema inmune, entre otras.

3.- Beneficios de ser madre después de los 35 años

A pesar del riesgo de algunos problemas de salud, convertirse en madre después de los 35 años trae consigo ciertas ventajas. Entre otras cosas, tener un punto de vista maduro, realista y consciente de lo que significa un hijo, en comparación con una mujer muy joven.

Las mujeres adultas están capacitadas para enfrentar los desafíos de la maternidad con mejores herramientas, gracias a una mayor experiencia. Esto se también se traduce en familias más estables y con mayor capacidad de reacción ante las adversidades.

En el terreno económico también se supone una mayor estabilidad, con ingresos y ahorros más sólidos que permitirán afrontar los gastos venideros. Igualmente, en el área profesional, se supone un mayor desarrollo profesional que permita una pausa para disfrutar de la maternidad.

4.- Abordar la fertilidad de forma natural a partir de los 35

Una vida poco saludable influye de manera negativa en la fertilidad de la mujer y del hombre a cualquier edad. Ver 7 Hábitos negativos que afectan a tu fertilidad. En cambio, si se ponen en práctica algunos hábitos, se aumentan las probabilidades de conseguir un embarazo. Algunos consejos son los siguientes:

  • Conocer cuáles son tus días fértiles del mes. Ver Cómo calcular tus días fértiles para conseguir tu deseado embarazo
  • Consumir vitaminas: incluir vitaminas ricas en ácido fólico, vitamina B, mioinositol y melatonina para mejorar la calidad de los huevos y la función ovárica, y prevenir defectos congénitos.
  • Controlar el peso y alimentarse sanamente: el sobrepeso es responsable de causar problemas de fertilidad y durante el embarazo. Una dieta rica en alimentos nutritivos ejerce un papel fundamental para las mujeres que quieren un bebé. Ver 10 superalimentos que ayudan a potenciar la fertilidad + [GUÍA GRATIS]
  • Mejorar el sueño: una buena higiene del sueño es clave para que el organismo cumpla todas sus funciones de manera óptima.
  • Evitar bebidas alcohólicas, drogas y cigarrillos: el alcohol disminuye las posibilidades de quedar embarazada, al igual que el consumo de drogas ilícitas. Asimismo se ha demostrado que las mujeres fumadoras presentan más probabilidades de infertilidad porque el cigarrillo contribuye al desmejoramiento de los huevos.
  • Reducir el estrés: una vida estresante altera los procesos de ovulación y dificulta el embarazo.

5.- Qué debes saber en caso de no lograrlo

Contando con esta información y si decides prolongar el momento de tu maternidad, debes saber que la reproducción asistida te permite posponer este momento a través de la técnica de vitrificación o criopreservación de gametos, y que consiste en en la utilización de procedimientos médicos y de laboratorio que permiten extraerlos de la mujer o del hombre (ya sea por métodos naturales o quirúrgicos) y conservarlos artificialmente para que conserven su potencial reproductivo hasta que la pareja o la mujer desee el embarazo, sin verse afectados por el deterioro que causa la edad en la función reproductiva.

Asimismo, los expertos recomiendan que si pasados los 35 años en la mujer y tras 6 meses de búsqueda de embarazo sin éxito, lo aconsejable es acudir a un estudio de fertilidad para poder analizar las posibles causas que originan dicha situación. Los especialistas en reproducción estudiarán tu caso y podrán aconsejarte que medidas deberás tomar y cuáles son las soluciones más recomendadas en tu caso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.