No me quedo embarazada, ¿debo acudir a la reproducción asistida?

No me quedo embarazada, ¿debo acudir a la reproducción asistida?

Cuando una pareja lleva varios meses deseando lograr el embarazo de forma natural y no lo logra, comienzan a surgir sentimientos de ansiedad, preocupación por padecer algún problema o enfermedad grave, temor de que alguno (o ambos) sea estéril, entre otros. Sin embargo, no todas las parejas deben acudir a un especialista en reproducción asistida en el mismo momento, cada caso debe ser individualizado y no hay un momento exacto para todos.

¿Cuándo se debe recurrir realmente a la Reproducción Asistida?

En términos generales, los expertos en reproducción asistida clasifican a los pacientes en 4 grandes grupos:

  • Parejas que no logran concebir el embarazo y en las cuales la mujer es menor de 35 años.
  • Parejas que no logran concebir el embarazo y en las cuales la mujer es mayor de 35 años.
  • Parejas que no logran concebir y en la cual alguno de los dos (o ambos) tiene algún factor de riesgo de esterilidad.
  • Mujeres que desean el embarazo, pero que no tienen una pareja masculina (ya sea el caso de mujeres solteras o parejas conformadas por dos mujeres).

En el caso de parejas que no logran concebir el embarazo y en las cuales la mujer es menor de 35 años, los expertos además consideran la regularidad de los ciclos menstruales de la mujer para determinar el mejor momento para buscar ayuda. Por ejemplo, parejas que han mantenido relaciones sexuales sin protección, en las cuales la mujer es menor de 35 años y tiene ciclos menstruales regulares, pero al cabo de un año no se ha logrado el embarazo de forma natural, se debe consultar un especialista en fertilidad después de haber transcurrido ese período de tiempo, para que así el especialista pueda determinar si existe alguna causa que dificulte o impida que se produzca el embarazo de forma natural.

En la mayoría de estos casos, no hay una causa o problema específico que impida que la pareja conciba el embarazo de forma natural, por lo que los especialistas generalmente recomiendan iniciar con técnicas más sencillas como el coito programado o la inseminación artificial. Sin embargo, en otros casos, será necesario iniciar técnicas de reproducción asistida más específicas como la fecundación in vitro o la ovodonación.

En este punto, es muy importante resaltar que aquellas parejas con las características mencionadas anteriormente pero en las cuales la mujer tiene ciclos menstruales irregulares o muy distanciados entre sí, se deben incluir en el grupo de parejas con factores de riesgo para infertilidad, por lo que deben seguir las recomendaciones de fertilidad de ese grupo, que se explicarán más adelante.

Por otra parte, en aquellas parejas que han mantenido relaciones sexuales sin protección,  en las cuales la mujer es mayor de 35 años y tiene ciclos menstruales regulares, pero que no han logrado el embarazo, el tiempo de espera se reduce a 6 meses, ya que después de los 35 años el potencial de los ovarios de la mujer para producir ovocitos puede verse disminuido y no se debe esperar un año completo para buscar la posible causa de la infertilidad.

¿Te apuntas?

​Curso fertilidad +REPRO | "Camino al embarazo"


Únete y recibirás ​por email 5 claves que necesitas para entender y potenciar tu fertilidad. Decenas de mujeres como tu ya se han apuntado.

Respecto a las parejas en las cuales uno o ambos miembros poseen algún factor de riesgo de fertilidad, los expertos recomiendan buscar asesoría en fertilidad a los 6 meses de haber comenzado a mantener relaciones sexuales sin protección sin lograr el embarazo.

Sin embargo, en este grupo es muy importante resaltar que si el factor de riesgo ya ha sido previamente diagnosticado por un médico especialista y comprobado por las diferentes técnicas de imagen o de laboratorio disponibles, la pareja debe acudir al especialista en fertilidad al momento de tomar la decisión de tener un hijo, ya que conoce de antemano que tienen alguna condición que les impedirá o dificultará de forma importante concebir de forma completamente natural y se puede perder un tiempo valioso.

Entre los denominados factores de riesgo para infertilidad se pueden incluir cirugías del aparato genitourinario (útero u ovarios en la mujer y próstata, vesículas seminales, testículos, uretra y pene en el hombre), haber sufrido uno o más episodios de enfermedad inflamatoria pélvica o sufrir de endometriosis o miomas uterinos (en la mujer), haber nacido con alguna malformación del aparato genitourinario, personas con enfermedades genéticas que afecten la fertilidad o sean muy transmisibles (ya que pueden ser causa de abortos tempranos), infecciones que afectan las células de la sexualidad (como la parotiditis), entre otras.

Finalmente, el último grupo está constituido por mujeres solteras o parejas formadas por dos mujeres en las cuales una de las dos desea vivir el proceso del embarazo y dar a luz. Vease Método Ropa. En este caso, al no poder lograr el embarazo sin un donante masculino, también deben acudir al especialista en fertilidad al tomar la decisión de tener un hijo para estudiar las diferentes opciones disponibles y decidir cuál de ellas podría ser la mejor alternativa en su caso particular.

¿Qué pautas debo seguir antes de acudir a la Reproducción Asistida?

Entre las recomendaciones generales que los expertos dan a todas las parejas que desean lograr el embarazo, pero que aún no tienen indicación de acudir a un experto en fertilidad, se incluyen llevar un estilo de vida saludable, como comer de forma saludable (descárgate aquí nuestra guía de alimentos para potenciar la fertilidad), hacer ejercicio y tomar suficiente agua de forma diaria.

De igual forma, se recomienda llevar de forma manual o con ayuda de alguna aplicación el registro del ciclo menstrual para determinar los días fértiles y tener mayor probabilidad de lograr el embarazo de forma natural.

Finalmente, mantener una actitud calmada es de suma importancia. Aunque es difícil que en la pareja no surjan sentimientos de ansiedad o frustración, cuando el hecho de concebir un hijo se convierte en una obsesión, esto puede traer más problemas para lograr el embarazo, ya que estos sentimientos influyen en el correcto funcionamiento de las hormonas de la sexualidad y pueden evitar la ovulación en la mujer o la producción de una cantidad adecuada de espermatozoides en el hombre.

Igualmente, debemos recordar que en cualquier caso la atención de la pareja debe individualizarse, porque no todos tienen los mismos factores de riesgo o alteraciones.  No todos los casos se benefician de utilizar el mismo método o las mismas técnicas de reproducción asistida y es por ello que debe buscarse el tratamiento más adecuado según la indicación de los mejores expertos y profesionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.